Noviembre ’14

Otro resumen mensual, este un poquito tarde.

No ha sido un gran mes lector, pero casi sin darme cuenta he publicado cinco posts: tres reseñas, incluyendo la de Vicio Propio porque soy una valiente y escribo sobre Pynchon, unas recomendaciones para los más ocupados y razones cien por cien históricas y empíricas que demuestran que leer es divertido. Así que tan mal no ha estado.

Lecturas:

Philippe Derblay o Amor y orgullo: un clásico ligero que gustará a los amantes de la romántica y el folletín. Para mí, un pelín pastelosa y algo pasada de moda, en el sentido que es de finales del XIX y en fin, ya teníamos muchos autores incluso anteriores con visiones más modernas de relaciones de pareja y amistad entre mujeres (ejem, Austen, ejem). Igualmente pasé un rato agradable y hay duelos, así que qué más quiero.

De Steelheart ya os he hablado en profundidad en el post anterior.

Angelfall es uno de esos libros juveniles con los que caigo porque siempre me puede el hype. No me puedo aguantar las ganas de leerlos, aunque sea solo para opinar. Y este me ha sorprendido; más allá de valorar su calidad me quedo con la apabullante acción, un romance que casi no está ahí pero está (¡bien, sutileza en mi YA!) y un desenlace grotesco (adiós a la sutileza cuando hablamos de vísceras). Es un poco distinto a la fórmula romántica/paranormal, y entretenido, pero sin más. Si queréis una reseña, pedid y se os dará.

The Yellow Wallpaper: novela corta fundamental para interesados en feminismo y expresión creativa de lo reprimido con aroma gótico. Encima se lee en un suspiro. Muy recomendable leerla con un poco de contexto temporal y biográfico en mente.

Seguimos con los cómics, que son mi oasis particular entre tanta letra y tanto apunte.

Seguir leyendo “Noviembre ’14”

Anuncios

Octubre ’14

October filled him with a hope which November raised to a sort of ecstatic triumph. Winter Dreams, F. Scott Fitzgerald.

Me encantan estos meses. De lectura tampoco ha estado mal.

octubre 14

 

Vicio Propio, Thomas Pynchon: novela noir y psicodélica, todo en uno. Si mezclas El Gran Lebowski con Dashiell Hammett, más paranoia pynchoniana, muchas siglas, personajes que van y vienen sin motivo ni presentación (como un Halcón Maltés en el que tampoco encajan los  personajes, ni falta que hace, pero aquí en rollo fumeta) y Los Ángeles bajo el terror de Manson, puede que salga algo parecido. Me lo he pasado pirata y publicaré una entrada sobre su lectura en breve.

País de Nieve, Yasunari Kawabata: gracias a la lectura conjunta que organiza Isa- Janis en su estupendo blog A través del espejo he recibido un empujoncito en mi intención de leer más literatura asiática. Es mi lectura actual y ya os contaré más adelante, de momento aún estáis a tiempo de apuntaros al grupo, que la lectura termina el 15 de Noviembre.

A Room of One’s Own, Virginia Woolf: relectura para clase. Aún no sé muy bien que haré con estos libros, no creo que haga entradas porque sería repetir y divagar sobre los textos académicos que me meto para el cuerpo, pero os los enseñaré por si alguien quiere comentar algo. Ensayo fundamental.

Brideshead Revisited, Evelyn Waugh. Una pequeña decepción. Es un buen libro, sin duda, y el estilo de Waugh lo hace aún mejor, pero me he aburrido un poco. Tal vez porque leo demasiado sobre aristocracias en decadencia, y me ha parecido inferior a libros como Los restos del día de Ishiguro, o uno de mis top five, El Gatopardo de Di Lampedusa, que son distintos pero me venían todo el rato a la cabeza. Creo que el problema es Charles, el protagonista, que es muy soso y funciona como recipiente para que el lector rellene, se ponga en su lugar, y se enamore de Sebastian y Julia, pero si no me enamoro del que narra, poco me importan los demás. Es un libro que es muy apreciado, y puede que no lo haya disfrutado por sobredosis de época a la british.

Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler. Tenéis la entrada aquí, en el que os lo recomiendo. Sorprendentemente emocionante.

Pasamos a los cómics:

Sandman 2: Neil Gaiman. Yuyu máximo. En serio, es “oscuro”.  Me encanta como va desplegando la mitología e introduciendo a los nuevos dioses, a la vez que desarrolla a Morfeo.

mapache cohete
#swaggy

Mapache Cohete #1, Skottie Young. Qué alegrón me pegué cuando Marvel anunció que le daba una serie propia al experimento genético más mortífero y adorable de la galaxia, y lo iba a dibujar Young, famoso por sus portadas variables infantiles  y la adaptación de Mago de Oz. Me encanta su estilo gamberro e infantil, y el cómic es graciosísimo, se nota que es para un público más joven pero tanto colorido me vuelve loca. Junto a Rocket, que es irresistible en sí.

 

Septiembre ’14

Otro mes que se acaba, otra entrada con el resumen mensual:

DSC_0386
Los que faltan están en la biblio. Sorry.

La Joven Ahogada, de Caitlín R. Kiernan. Empiezo mintiendo un poquito, porque me quedan una paginillas, pero lo acabo hoy seguro. Aquí tenéis un post con mis impresiones a mitad de la novela, y en breve escribiré la reseña.

The Well of Ascension, Brandon Sanderson, The Mistborn series #2. Creo que todo el mundo conoce ya esta serie, y solo tengo que añadir que Sanderson debe hacer algún tipo de magia negra salvaje para que sus historias enganchen tanto. Es una buena saga de fantasía, pero no es la más original, ni el estilo es nada de otro mundo, pero cómo me absorben sus libros. El primero (reseñado aquí) me pareció mejor (de cinco estrellas, algún día os tengo que hablar de cómo puntúo los libros porque supongo que es un poco aleatorio) pero es una continuación muy buena, que abre nuevas posibilidades para un final que debe ser tremendo.

Middlesex, Jeffrey Eugenides. Novelón épico pero un poco irregular que también tiene ya su propio post. Resumiendo: recomendado.

El hombre del otro lado, de Uri Orlev. Relectura. Ahora me diréis, ¿señorita, no está usted un poco mayor para El Barco de Vapor?. Ehh, nop. Generalizando, hoy en día, creo que en la juvenil actual más comercial hay una simplificación tremenda de la historias, y me alegra ver cómo libros como este, para chavales de (ojo) 12 años, dejan caer conceptos políticos y sociales bastante complejos para que el lector por un lado aprenda (en este caso, sobre el levantamiento judío en el gueto de Varsovia), piense sin querer y pase un rato muy emocionante. Sé que no todos los libros son iguales, que no hay nada malo en buscar entretenimiento en novelas románticas o fantásticas, pero si esta novela se publicara siguiendo las tendencias actuales, me temo que sería un libro muy distinto. Así que, después de esta chapa, lo que quería decir es que en la variedad está el gusto y esto también es responsabilidad nuestra como lectores y consumidores.

Tal vez debería haber escrito un post solo sobre este libro. Seguimos.

IMG-20140929-WA0003
Victoria Álvarez en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada.

Tu nombre después la lluvia, Victoria Álvarez. Reseñada también, estuve en la charla que Victoria dio en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada sobre victorianismo, luto y ritos funerarios, y ya sabía cómo domina el tema, pero qué bien que trasmite su interés y sus conocimientos. Espero que sus novelas sirvan para despertar interés por las historias de época y aún más por su fuente, los clásicos, que son la mar de divertidos.

Y dos novelas gráficas este mes:

Seconds, de Bryan Lee O’Malley. Intentaré sacar un hueco para hablaros de ella, ya que creo que va a ser una opción muy popular incluso entre los lectores de cómic más casuales por lo accesible y monísima que es, y lo famoso del autor, gracias a Scott Pilgrim. Me ha gustado un montón y hasta me ha tocado el corazoncito.

Pero lo más importante del mes es que por fin he empezado Sandman, y efectivamente, es una pasada. Solo he leído el primer volumen, que es más introductorio y expositivo, pero en el número final ya se veía que Gaiman (como dice él mismo, no es cosa mía) había encontrado la voz de los personajes y el tono de la historia y estaba dispuesto a arrancar. Os iré contando. De momento os dejo con cosas que os podéis encontrar en el primer volumen. Palabrita.

Esto es todo. Ya habéis tenido suficiente de mí.¿Qué tal vuestro mes, lectores?