Las hermanas Makioka

Las hermanas Makioka es una novela que he disfrutado mucho y creo que puede ser un buen punto de entrada a la literatura nipona clásica para muchos de los que me seguís. Yo estoy en el nivel principiante y me ha encantado. Engancha en su forma y en algunos de sus temas con clásicos occidentales que muchos ya conocemos. Pero también ofrece un retrato muy interesante de una alta sociedad japonesa a punto de desaparecer en las primeras décadas del siglo pasado, y lo hace a través de las cuatro fascinantes hermanas que dan título a la obra. Conozcamos un poco más sobre ellas.

De Las hermanas Makioka había oído que se parece a Mujercitas, o que es como leer a Jane Austen pero en la década de los treinta en Osaka. Y ambas comparaciones creo que se sostienen, aunque Tanizaki es famoso por otras preocupaciones, como el estudio de la sexualidad y su poder destructivo (algo que explora con la pequeña de las hermanas, Taeko). Mientras avanzaba años y años con ellas, como buena austenita, seguía teniendo a mi Jane en la mente, y me daba cuenta de que la clase no era realmente el tema principal, sino el paso del tiempo. Ese inexorable avance del tiempo hacía que la que antes era una de las familias más esplendorosas de Osaka hubiera quedado con algunas de sus componentes totalmente ancladas en el pasado (Yukiko), otras atrapadas en el presente a pesar de ver claro su futuro (Taeko), con una supuesta cabeza de familia que no puede quedarse más fuera de la foto (Tsuruko) y por último la hermana puente, la que lucha por unir y entender a sus hermanas con más o menos suerte (Sachiko, mi favorita). A pesar de sus diferencias, me ha gustado muchísimo leer la relación entre las cuatro. Cuánto se quieren estas cuatro mujeres. En el fondo, lo son todo las unas para las otras.

Seguir leyendo “Las hermanas Makioka”

Anuncios

De Barcelona a la Bretaña francesa

De Barcelona a la Bretaña francesa es el título de las memorias de Luisa Carnés, una obra que ofrece el testimonio directo de la huida de la autora a Francia en 1939, completada con La hora del odio, un relato posterior sobre la reclusión forzosa de las refugiadas republicanas en los centros de internamiento galos. También nos ofrece una pequeña muestra de otras piezas periodísticas de la autora, anteriores a estos sucesos. Publica Editorial Renacimiento, y la edición es de Antonio Plaza Plaza.

de barcelona a la bretaña francesa

Mis lectores habituales conocéis mi predilección por Carnés, autora que he descubierto este año y gracias a la que he disfrutado muchísimo leyendo Tea Rooms y Trece cuentos. Con esta obra, he podido rellenar algunos huecos sobre la vida de la escritora, a la vez que conocer una nueva perspectiva de la resistencia del bando republicano en sus últimos días. Son testimonios que necesarios para entender la historia de nuestro país y de nuestra literatura, pero además me ha parecido interesante la lectura a nivel personal como admiradora de la madrileña. Cuando leía algunos de sus libros recuperados recientemente me parecía incomprensible que su voz hubiera estado perdida durante tantos años, teniendo en cuenta la enorme calidad y humanidad que se encuentra entre sus páginas. De Barcelona a la Bretaña francesa me ha ofrecido alguna pista más para desentrañar posibles causas de este injusto silencio, y también confirmar algunas impresiones previas sobre su trabajo. Carnés me parece una autora capaz de expresarse con una gran emoción y sentimiento, sin tapujos ni medias tintas ni miedo a parecer una cursi (en el propio libro recuerda algún momento en el que sus compañeras la acusan de sentimental). Hay una gran viveza en su estilo, su prosa es rica y llena al lector de sensaciones. Aquí, ofreciendo un testimonio directo, me ha parecido que también brillaba en este sentido en algunos momentos, aunque son textos de distinta naturaleza a las obras suyas que ya conocía. Por supuesto que su militancia política y su intención tanto didáctica como propagandística son también protagonistas, ya que son parte de su identidad como escritora, pero incluso en sus piezas menos personales está algo de esta voz tan especial que en mi opinión ella tenía.

Seguir leyendo “De Barcelona a la Bretaña francesa”

Alias Grace

Alias Grace, de Margaret Atwood, es una novela histórica basada en un suceso real ocurrido en 1843. Una joven criada de dieciséis años, llamada Grace Marks, es condenada a muerte tras participar en el asesinato de su señor y en el de su amante, el ama de llaves de la casa. Se convirtió en una de las presas más famosas de la época, tras ser comulgada su pena por la cadena perpetua. Grace es un misterio, quien la conoce se pregunta si realmente fue culpable o una víctima más del que se consideró su cómplice, James McDermott. Se duda del estado de su salud mental, se dice que tiene ataques de histeria y habla sola en voz alta. Tras años encarcelada, un joven psiquiatra norteamericano, el doctor Simon Jordan, cree que puede adentrarse en las profundidades de su consciencia y conocer de una vez por todas que sucedió. Con su llegada, comienzan una serie de entrevistas en las que Grace por fin tiene la oportunidad de ofrecer el relato de lo que ha sido su vida.

alias

Antes de seguir con un análisis de sus temas y personajes, quería decir que es una novela que se lee sola. Es de esas que vuelan las páginas sin que te des cuenta, buscas una excusa para seguir leyendo. Es tan interesante como entretenida. Sin duda, el mérito es del estilo de Atwood. No descubro nada diciendo que es toda una maestra de su oficio. Me encanta la mala leche que se gasta. Tiene un humor muy negro, con pocas concesiones a sus personajes. Es una historia morbosa, violenta, sexual… pero todos ellos elementos siempre acompañados de un sentido del humor a veces cruel y siempre delicioso.

Seguir leyendo “Alias Grace”

Estación once

Me he pasado estos últimos días de Semana Santa sumergida en un universo particular, disfrutando de una novela que me ha gustado un montón. Me ha sorprendido. Su tono y su forma de narrar han enganchado conmigo de una forma especial. Creo que tiene una sensibilidad muy cercana a la mía, o tal vez siendo más realista, me ha ofrecido algo que no podía evitar disfrutar, así que tal vez sea incluso menos objetiva de lo habitual. También me ha enfadado un poco, ya que querría que fuera perfecta y obviamente no lo es, y encima, ha tenido la desfachatez de acabar cuando lo nuestro aún estaba empezando. Así que me enfrento a esta entrada con la disposición de trasladar algo de su encanto y su atmósfera, en vez de centrarme en lo que exactamente es.

estación once

Seguir leyendo “Estación once”