Moby Dick

Durante casi dos meses, una copia no precisamente ligera de Moby Dick me ha acompañado de un lugar a otro. Hemos viajado juntos por trenes, metros, autobuses, hemos esperado gente (o llegado tarde los dos), hecho turismo y cómo no, disfrutado juntos de un poco de playa. En algunos momentos, he pensado que tal vez lo nuestro no terminaría nunca, que el fin no se acercaba, y otras veces he dudado sobre qué iba a ser de esta pobre lectora cuando se acabara. Que qué leía después. Insisto mucho en mi amor por los tochos, pero hay algo especial en esa experiencia de sumersión total en algo ajeno a ti, y que no es algo de lo que sales tan pronto como llegas, si no que te acompaña durante mucho tiempo y deja huella en tu día a día. Por mucho que algunos defendáis obras de más brevedad, seguramente diciendo que se puede contar cualquier cosa en la mitad de páginas, que lo breve si bueno, dos veces bueno, yo os diría qué sí, claro. Pero no es lo mismo.

Nantucket

No creo que tenga mucho que añadir sobre la que se considera la gran novela americana. Seguramente todo lo que diga, o sea lo que ya han pensado la infinita cantidad de lectores que lo hayan perseguido (este no es un libro que se lee, se persigue a la ballena), o sea un refrito académico poco profundo. Igualmente, esto es lo que voy a decir.

I.

Moby Dick es un poco de todo lo que se encuentra en la literatura actual. Solo por su valor como antecedente y como pone en perspectiva muchísimas de las cosas que se escriben hoy en día, merece la pena. Tiene mucho de novela de aventuras, un claro espíritu romántico, sermones, filosofía, tratados científicos con pocas de ganas de ser irrefutables, reflexiones históricas, leyendas urbanas marinas, monólogos a la Shakespeare, piezas cómicas… Y todo esto no como referencias o influencias, sino literalmente cada uno de estos géneros forman el libro en sus breves capítulos. Y es que las ramas crecen del tronco; de ellas crecen las ramitas. De ese modo, en fructíferos temas crecen los capítulos.

Seguir leyendo “Moby Dick”