Manual para mujeres de la limpieza

a manual for cleaning woman

Lucia Berlin dice a través de uno de sus muchos álter ego que puede que exagere, que mezcle ficción y realidad, pero nunca miente. Creo que es la mejor forma de definir esta colección de relatos y lo que me ha parecido la esencia de su escritura. Es una de las autoras que más se ha acercado a ofrecer un pedacito de verdad, por mucho que esta lectora se haya recordado que debe guardar las distancias suficientes para no dejarse llevar por el supuesto realismo que la voz narrativa parece otorgar. Precauciones o no, Berlin gana. Pocas veces he terminado un libro con la sensación de conocer tan bien a su autora. Hay algo muy auténtico, genuino en él. Demuestra la cantidad de recovecos de la realidad a los que la ficción puede llegar.

Tal vez también sea posible que como hasta hace poco era una total desconocida para el gran público, no tenía ideas preconcebidas sobre qué me iba a encontrar. Por ello, tampoco quiero analizar mucho más, solo animaros a leerla. Incluso creo que funcionará con los más reacios a los relatos, ya que en conjunto acaban ofreciendo una gran historia que lo mismo son multitud de cuentos con sus personajes, como es un único relato de una sola protagonista (me ha parecido también excelente la cuidada selección y el orden con el que aparecen las piezas en esta colección). Pero no puedo dejar de mencionar como Berlin hace de cualquier espacio cotidiano el escenario para una vida exprimida al máximo, la genuina conexión y cariño que demuestra por personas marginadas y sus historias, y el vibrante ritmo de sus relatos, sobre todo en los últimos. Nunca mentía, y escribía realmente bien.

Extracto del relato Homing, de Lucia Berlin