Mujercitas

mujercitas

¿Quién no conoce Mujercitas? La mayoría de nosotros pensamos que hay poco que nos pueda sorprender en este clásico de la literatura juvenil. Las hermanas March han sido llevadas a la gran pantalla en multitud de ocasiones, y son una presencia habitual de esas colecciones de clásicos adaptados infantiles (como el que os pongo más abajo, la colección que yo leía de peque). Su historia forma parte de la cultura popular. Y, sin embargo, yo desconocía que hasta la traducción de Gloria Méndez del año 2004, en España habíamos leído una versión mutilada, una que acababa con los matices que la hacen merecedora de su fama y longevidad, y la convertía en una novela sentimental sobre amoríos y demás cuentos ligeros para jovencitas «respetables». Justo lo contrario a lo que es (no voy a entrar ni a comentar la ocurrencia de que es un libro solo para chicas). Tras la muerte de su autora, Louisa May Alcott, en 1880, sus editores decidieron eliminar capítulos enteros o quitar las expresiones en las que Jo se proclamaba orgullosa de su independencia y fuerte personalidad. Esa edición censurada es la que se ha usado tradicionalmente como base para las distintas adaptaciones por las que muchos creemos conocer esta historia. Mujercitas no es que esté dentro del «gueto rosa» por ser una historia de mujeres sobre mujeres, sino que ha sido reescrita durante décadas para adecuarse y alimentar los estereotipos de género que, en su esencia, desmonta.

Seguir leyendo “Mujercitas”

Anuncios