Rebeca

Last night I dreamt I went to Manderley again.

Rebecca Virago special edition

La mejor forma de la que os puedo hablar de esta novela es sacarme de entrada la comparación con Jane Eyre de en medio. Si eres fan de una lo serás de la otra, pero sólo si las disfrutas en su vertiente gótica en vez de la romántica (si es que lo son…). Rebeca nos presenta a una joven muchacha sin nombre en un precipitado matrimonio con un rico caballero, un Mr de Winter de humores cambiantes, terrible genio tal Rochester y formas frías como su nombre. Es dueño de Manderley, una célebre mansión impregnada por la fantasmal presencia de su difunta primera ama, la fascinante Rebeca del título. La protagonista llega allí sobrepasada por su nueva vida y su nuevo hogar, y se obsesiona de forma totalmente enfermiza con Rebeca y todo lo que esta representaba: era ingeniosa, bella, caprichosa, llena de energía, sexual. Ella es lo contrario, tímida y apocada, los sirvientes se la comen y su marido no ofrece ninguna muestra de cariño. Hasta que la verdad se empiece a descubrir y encuentra dentro de ella la fuerza silenciosa que siempre ha tenido y le hará avanzar en medio de un terrible misterio.

They are not brave, the days when we are twenty-one. They are full of little cowardices, little fears without foundation, and one is so easily bruised, so swiftly wounded, one falls to the first barbed word.

Mi problema con la novela fue empezarla pensando que era algo distinto a lo que me encontré. Creía que sería un thriller con una historia de amor de época. Y eso está (más en la peli) pero es lo menos importante de la historia, algo que tardé casi 200 páginas en comprender, por lo que conecté tarde y me han quedado ganas de releerla. Es un retrato psicológico entre dos mujeres totalmente distintas, la que somos de joven y la que ansiaríamos ser pero ya, lo  poco que ayuda ser tratada como una niña cuando se es una mujer, el poco valor que se le da a las personas humildes y modestas o la ansiedad que provoca no cumplir determinadas expectativas sociales. Rasgos universales pero fundamentales en la esfera femenina y sus heroínas literarias. En esta, ansiedad es la palabra clave para hablar de ella y está en cada una de las formas en las que Du Marier decide narrar: la protagonista vive soñando despierta o en medio de pesadillas, la casa es un espacio tan bello como hostil y ella misma habla de su marido como un padre o ella quisiera ser su madre (!!!) o se compara a sí misma con el cariño superficial que recibe el perro. Freud tendría para rato.

Moonlight can play odd tricks upon the fancy, even upon a dreamer’s fancy. As I stood there, hushed and still, I could swear that the house was not an empty shell but lived and breathed as it had lived before.

Al final, acabé tan fascinada con este retrato tras un poco prometedor comienzo (culpa mía) que ataqué la peli de Hitchcock inmediatamente, en mi ciclo veraniego de 1001 (y pico pelis) que debería haber visto. Y claro, está muy bien aunque pierde todo el monólogo interior de la prota y no es la mejor peli del director, pero es una adaptación recomendable con escenas memorables y muy bien actuada (se dice que el orondo director y Lawrence Olivier trataron fatal a la pobre Joan Fontaine en el rodaje; por costumbre uno y el otro porque el papel no había ido para su mujer, la gran Vivian Leigh).

Rebecca

¿Habéis leído el libro? ¿Me recomendáis algo más de Du Maurier? Jamaica Inn me está llamando.