15 de 30 días leyendo

Estamos a mitad de los 30díasleyendo. Como a mitad del Tour, los excesos se van notando en las piernas. La verdad es que no estoy siendo muy buena, porque la idea era leer todos los días de forma constante alguno de los libros que lleva en la Estantería de la Vergüenza más tiempo del que es admisible. Y estoy pasando de ellos por completo, leyendo como siempre, a puro capricho y tirando de cómics para que no se me vaya muy lejos el objetivo. Y tampoco estoy leyendo más de los habitual, pero si que está siendo muy divertido compartir mis penurias y leer al resto de valientes por Twitter.

Así que estas son las lecturas que han caído. La última que tengo a medias es La Carretera de Cormac McCarthy. Creo que es mi segundo o tercer intento con la novela, así que al menos sí que tacho una lectura muy pendiente. Si queréis una reseña de cualquier libro que os voy enseñado o que veis que marco en Goodreads, no dudéis en pedírmela. Retomaré el ritmo del contenido currado la próxima semana con una entrada sobre Pandora, de Henry James, ya que la dueña del corral se va a la playa a continuar el reto desde la tumbona. Que disfrutéis de vuestras lecturas y prometo contestaros a la vuelta.

P.D. Me llevo N0S4A2 en la maleta. Es cortito e ideal para remontar.

Anuncios

Ritos funerarios

Ritos funerarios (Hannah Kent, Alba Editorial colección contemporánea) es una novela que nos lleva a una granja en el norte de Islandia en 1830, en la que Agnes, la misteriosa y decidida protagonista, aguarda la hora de su ejecución tras ser condenada a muerte por el asesinato de su señor. Durante esta espera, conocemos la que ha sido una vida de duro trabajo, pobreza y poco amor en gélidas granjas y desolados paisajes, sumado al estigma que una mujer fuerte y de aguda percepción ha de sufrir, rodeada pero también fortalecida por los mitos, las sagas y la superstición. Es realista y una gran historia de época, pero también es intimista y emotiva.

Ritos funerarios

«Si hablo, será en forma de burbujas de aire. No podrán guardarse mis palabras para ellos. Verán a la loca, la ramera, la asesina, a la hembra chorreando de sangre sobre la hierba y riendo con la boca llena de tierra. Dirán “Agnes” y verán la araña, a la bruja atrapada en la tela que su propio destino ha tejido. Quizá vean también el cordero con cuervos sobrevolándolo en círculos, balando por la madre perdida. Pero a mí no me verán. Yo no estaré allí.»

Ritos funerarios es un buen libro, que tiene muchas de las cosas que deseo encontrar cuando abro una novela. Es una gran historia, basada en hechos reales, excelentemente bien documentada y ambientada, pero que no se queda en la narración de los mismos, sino que aporta su propio universo fantástico y literario. Tiene personajes activos, con recovecos, que evolucionan y se hacen querer aunque se equivoquen porque sus debilidades son humanas. El paisaje, el clima y la naturaleza son juntos un personaje más, una fuerza que te transportan tanto al momento de los hechos como al estado mental de la propia Agnes y también de aquellos que la rodean y se ven afectados por su historia. La trama avanza con seguridad pero sin sorpresas, descubriendo poco a poco qué pasó sin giros espectaculares, pero dejando al lector adivinar y completar la historia por sí mismo. El estilo de la autora me ha parecido digno de destacar, con toques poéticos, intimistas y un tanto sobrenatural y es tan acertado como bonito. En pocas frases te lleva a entender como ve y siente el mundo Agnes.

No es una novela revolucionaria, ni ofrece más innovación que ser una gran historia muy trabajada y bien contada. Creo que gustará a cantidad de lectores, y espero con ganas la película, que parece ser que va a protagonizar Jennifer Lawrence, que espero que esté en su vertiente más Winter’s Bone (peliculón y libro pendiente).

Desafío 30 días leyendo

Tal Calleja ante un ocho mil, acepto el desafío de que nos propone Beleth en Book Eater de 30 días leyendo. Así que desde el 23 de junio estaré con mi nariz pegada a un libro, cuanto más corto mejor, ya que se trata de finiquitar un libro al día. Ouch.

Y aquí os dejo mi lista de lectura. Aún no son treinta, pero tengo un porrón de cómics pendientes de recibir. También tengo que confesar que algunos son relecturas como Alta Fidelidad, pero aún así mirando la pila siento todo el peso de la Estantería de la Vergüenza, alguno lleva años por aquí cogiendo polvo. No sé si he pecado de novata, ya que van unos cuantos en inglés, pero es lo que hay.

Deasfio 30 días leyendo

Así que os animo a apuntaros, que son pocos y cobardes. Os dejo de nuevo el enlace al post original del reto y también podéis participar en Twitter con el hashtag #30díasleyendo.

Valientes, ¿quién se ha animado? Buen fin de semana.