Resumen enero-junio 2017

Marlene os invita a conocer cómo va mi año lector.

De momento llevo veinticuatro libros leídos; 6150 páginas que me llevan con buen ritmo a mi objetivo habitual de cincuenta lecturas al año. De esos veinticuatro libros, el 75% ha sido escritos por mujeres. De nuevo es mi porcentaje habitual, pero me gustaría incorporar una mayor diversidad dentro de las propuestas que elijo. Es cierto que la procedencia está muy repartida pero me sigo quedando demasiado en Europa, y me gustaría tener más variedad. Eso sí, estoy leyendo bastantes más autores nacionales de lo que acostumbraba, algo con lo que estoy muy contenta porque además estoy descubriendo cosas que me están gustando un montón. De hecho, el 25% de mis lecturas son españolas, empatadas en el primer puesto con otro 25% de autores de Reino Unido. Teniendo en cuenta mi pasión por lo british, es una señal clara de una nueva tendencia que espero que continúe. También he leído autoras canadienses (adivinad a quién) e irlandesas, pero he conseguido salir un poco de lo anglosajón con propuestas de Francia, Argentina, Corea o Japón. Por último, también me parece significativo que prácticamente no he repetido ninguna editorial y que estoy leyendo bastantes más novedades de editoriales independientes. No sé si es porque estoy más pendiente de ellas o es que realmente son quienes nos están trayendo las propuestas más interesantes. Seguramente sea una mezcla de las dos cosas. Lo que es seguro es que esto es en parte gracias a dos espacios virtuales que os quiero recomendar. En primer lugar, estoy siguiendo de cerca las listas de novedades en Canino que Mariano Hortal está elaborando. Aquí podéis ver la imprescindible edición veraniega. Además, os quería recomendar el que últimamente es mi blog favorito: El momento de Raquel, espacio gracias al que Raquel ha conseguido monopolizar mis listas de pendientes con sus recomendaciones. ¡Gracias!

Y ahora, mis veinticuatro lecturas.

Seguir leyendo “Resumen enero-junio 2017”

#Tochogate2017

Bien, por fin ha llegado el momento que todos estábamos esperando. ¡Mañana quedará formalmente inaugurado el #Tochogate2017!

La mayoría ya conocéis este maratón lector de enormes libros y pocas pretensiones, así que os voy a ahorrar el resto de la literatura. Solo que tenéis todo el verano (sí, sí, hasta el 21 de septiembre) para elegir los tochos que os apetezca, de la longitud que sea y en el número que os dé la gana, lo leáis y compartáis experiencias con el hashtag #Tochogate2017 en vuestra red social de preferencia (no se aceptan comentarios sobre el nombre del reto).

Como el año pasado, sentíos libres de publicar entradas con vuestras listas de elegidos, reseñas o impresiones sobre el reto. No es necesario hacer nada para participar (no necesitáis tener blog ni canal ni otra plataforma, con que uséis el hashtag ya nos diremos hola). Pero los que me aviséis de alguna forma de que os apetece participar, os apuntaré en un pequeño cuadro de honor de tochogaters con el que iré actualizando esta misma entrada. Os repito que tampoco es necesario, es solo por si alguien quiere conocer más a fondo a los participantes.

Y nada más, aquí os dejo algunos de mis candidatos. Solo tengo un plan para este #Tochogate2017, leer Pétalo carmési, flor blanca. Llevo un año reservándomelo, ya que es gigante y de letra mínima, y encima, del que considero uno de mis autores favoritos: Michel Faber. Estoy emocionada. Hablando de Faber, ¿habéis visto la nueva edición de Bajo la piel, con introducción de David Mitchell? Yo quiero (aunque ya tenga el libro).


Espero que os animéis tanto como el verano pasado, donde os confieso que lo que era un reto personal se convirtió en un pequeño monstruo con vida propia. Nos leemos y ánimo con estos días de calor. Este está siendo mi look.

P. D. Me olvidaba de mis tochogaters que participan desde el hemisferio sur. Qué suerte tenéis los que estéis entrando en el invierno. O los que viváis en zonas más fresquitas. ¡No tenéis excusa para coger unos buenos tochos!

Seguir leyendo “#Tochogate2017”

Junio en shecanread

Os podéis imaginar que el pequeño parón de actividad que sufrió esta bitácora fue de la mano de otro pequeño parón lector. Lo cierto es que conseguí encontrar un hueco para algunas lecturas estupendas, pero no dediqué el mismo tiempo a leer que acostumbro. Esto también ha supuesto que he acumulado unos cuantos libros nuevos. Así pues, me he propuesto ventilarme esta selección de lecturas pendientes durante el mes de junio.

La mayoría de estos libros son novedades en mis estanterías. Esta es la época del año en la que más compras acumulo: coinciden el Día del Libro, mi cumpleaños y la Feria del Libro (y la feria aún es joven, le queda una semana y aún tengo ganas de pillar alguno más. ¡Acepto sugerencias!). Quería enseñaros estos libros para que sepáis en qué me estoy centrando ahora, lo que me apetece leer y cuales son algunos de los candidatos sobre los que tal vez leáis algo más en este espacio. Son ejemplares representativos de lo que me llama la atención últimamente. Estoy más pendiente de las novedades de editoriales independientes que otros años y, además, estoy leyendo bastantes más autores nacionales de lo que solía hacer, algo estupendo y con lo que estoy disfrutando mucho. Por supuesto, siguen apareciendo algunos de mis sospechosos habituales como la Robinson o David Mitchell (¿visteis lo adorable que estaba en su cameo en Sense8? ¿O es demasiado pronto para que hablemos de Sense8?).

tbr junio 2


Por otro lado, quería aprovechar esta ocasión para confirmar que habrá Tochogate este verano, y en unos quince días tendréis el post pertinente con todos los detalles (para los nuevos en este rincón, os hablo del tochomaratón que tengo el placer de organizar). También habrá una nueva entrega sobre mi autora adoptada, Monica Dickens, antes de que termine el mes. Podéis ir refrescando la memoria con mis dos entradas anteriores mientras termino con One Pair of Hands.

No soy la lectora más rápida ni la bloguera más consistente con los objetivos que se propone, pero espero al menos finiquitar la mayoría de estos libros. De hecho, ya he acabado Trece cuentos de Luisa Carnés y me han encantado. Los recomiendo con la misma alegría que recomendaba Tea Rooms. Además tengo ya a medias otras dos lecturas (más el libro de Twin Peaks, del que picoteo a ratos) y algo de tiempo libre. Si os interesa una reseña de alguna de estas propuestas en particular, no dudéis en pedírmela en los comentarios. ¡Nos leemos!

Tea Rooms

tea rooms

Tea Rooms, de Luisa Carnés, es mi lectura favorita de lo que llevamos de año. Mas allá de la necesidad de recuperar voces de autoras olvidadas porque sea algo de justicia (ya sea porque han sido silenciadas o censuradas por cuestiones políticas), aquí de lo que creo que se trata es de disfrutar de un libro excelente. Pocas veces he encontrado una novela en la que su fondo, con su evidente y decidida vocación transformadora y agenda política, se entremezclara tan bien con la innovación formal, que no sacrifica en ningún momento. Saltamos de escenas realistas a epifanías en bancos de un parque que me han recordado a La señora Dalloway, tal vez porque la tengo muy reciente. Se respira tanto la realidad de la época para las mujeres obreras madrileñas como el contacto con las vanguardias modernistas literarias. Las dos cosas están en el pequeño mundo introspectivo de su protagonista, Matilde, una mujer que se hace a sí misma en silencio, observando y escuchando. También está en la polifonía de personajes que dan forma a una realidad que tiene muchas aristas. No sé muy bien cómo Carnés lo hizo. Sospecho que la profundidad de sus convicciones y las dificultades que se encontrara en su vida le harían ganar claridad y la fuerza tanto para expresar sus ideas como demostrar su talento, pero es solo una sospecha. Consigue hilar páginas enteras que te sumergen en la corriente de los pensamientos de Matilde de forma deslumbrante con el día a día de ese salón, un lugar y una realidad laboral que nos resulta muy familiar a una generación que hoy en día nos vemos atrapados en esos trabajos. Tea Rooms no esconde ni su ideología ni sus opiniones, y es lúcida y relevante tanto en su análisis de cuestiones de clase como de derechos de las mujeres. La única pena es leer su optimismo ante el futuro sabiendo ahora lo que estaba a la vuelta de la esquina.

Podéis leer más sobre Carnés y la sinopsis de la novela en la web de Hoja de Lata y una estupenda entrada (como siempre) en The Written Girl. ¿Matilde cuenta para el #RetoSolterona, verdad? Si alguien me quiere recomendar autoras o libros similares, soy toda oídos en los comentarios.