Lo que he estado leyendo

Aunque no haya escrito desde hace un tiempo, y como no podía ser de otra forma, he seguido leyendo. Mi intención siempre ha sido la de hacer de esta bitácora un lugar en el que anotar mis ideas sobre mis lecturas, de forma que registrara y compartiera mis impresiones. Me encanta escribir sobre lo que leo (creo que de alguna forma finaliza la lectura) y también puedo disfrutar de la conversación con todos vosotros. El problema es que no tengo mucho tiempo, y entre dedicar esos momentos a leer o a escribir entradas, pues me he tenido que quedar con leer.

Seguir leyendo “Lo que he estado leyendo”

Anuncios

Resumen: enero y febrero 2017

Hola, desconocidos. No, no os había abandonado. He estado muy ocupada afrontando el primer pico de locura estudiantil de este año (aunque me temo que los Alpes aún están por llegar), pero ya lo he superado y parece que voy a poder volver a la rutina. Eso significa leer y hablaros de ello. Vuelvo a la actividad con una puesta a punto fotográfica más algunas notas sobre estos dos primeros meses del año. ¡Disculpadme si estoy un poco oxidada!


I. 

constelacion

Se me escapó la reseña de esta pequeña joya, pero no quería volver a la actividad sin hablaros de Una constelación de fenómenos vitales, de Anthony Marra. Es un libro bello y desgarrador que nos habla de una Chechenia destrozada por las guerras partiendo del año 1994. Su título que refleja a la perfección tanto su estructura como la dimensión de las historias que cuenta. Combina delicadeza y brutalidad con un resultado excelente. En Generación Reader podéis leer una reseña con la que conocer en más profundidad esta novela.


II.

lecturas

Estas han sido mis lecturas durante estos meses, junto a alguna relectura para clase. Destaco El unicornio de Iris Murdoch, que me ha parecido un libro muy interesante y Correr de Jean Echenoz, que me ha encantado. De la primera novela prepararé una reseña corta en los próximos días, y sobre Echenoz planteo hacer una entrada cuando lea más de sus libros, porque los quiero todos. Su estilo como escritor es mi estilo como lectora.


III. 

shirley-jackson

Esta es mi lectura actual, de la que he finiquitado unos dos tercios de los relatos que aparecen. Me lo estoy pasando genial. Sus personajes me parecen divertidísimos, sobre todo su siniestra colección de señoras diabólicas. De mayor quiero ser como ellas. Bastante creepy y delicioso.


IV.

tbr

Y estos son los libros que me estaban esperando (debería añadir a la pila alguno más para clase, pero ya pensaremos en ello otro día). Podéis encontrar entre los elegidos a una vieja conocida del blog con la que tuve el gusto de encontrarme por casualidad en la biblioteca. No tuve tanta suerte con Octavia E. Butler, a la que busco por todos lados y no hay forma de localizar.

***

Más novedades en los próximos días.

the love witch

Os debo la entrada de El unicornio, una reseña de Mariana de Monica Dickens para continuar con el proyecto Adopta una autora y espero continuar con la Pequeña guía de cine clásico (se aceptan sugerencia de géneros o películas). Y vosotros, ¿cómo habéis empezado el año? ¿Qué planes tenéis para estos días? Yo pienso disfrutar de té y tarta hasta que reviente.

Resumen #LeoAutorasOct

En este pequeño resumen, quiero hablaros brevemente de estos dos libros:

la guerra no tiene rostro de mujer

La guerra no tiene rostro de mujer – Svetlana Alexiévich

En este libro, la ganadora del premio Nobel de Literatura del 2015 recoge el testimonio de muchas de las mujeres que combatieron en la Segunda Guerra Mundial en el Ejército Rojo, rostros olvidados y desconocidos. En el comienzo del libro, Alexiévich reflexiona acerca del hecho de que la guerra tiene una voz masculina. Lo femenino queda en silencio o se ajusta a un canon que excluye otras experiencias que no parecen tan heroicas, o incluso secundarias, dentro de un brutal contexto bélico. Esto se refleja en los relatos de las protagonistas. Es tan interesante lo que cuentan como lo que alteran o intentan esconder avergonzadas (hechos que no son los más horribles, ni los más sonrojantes). Eran niñas criadas para cumplir roles tradicionales, por supuesto que odiaban que les cortaran la trenza; temían más una amputación que la muerte, ya que tener unas piernas bonitas aumentaba sus posibilidades de casarse; o se iban al frente con una maleta llena de bombones, porque total, allí no iban a tener nada propio. La autora dice que no quiere limitarse a la guerra, que quiere explorar la vida y la muerte, algo registrado en «el saber del espíritu» o el alma. Acercarse a una historiografía de los sentimientos. Y creo que lo consigue, gracias tanto a la forma como el fondo de este libro.

Es una obra que os animo sin duda a leer, ya que seguro que cada lector no solo conocerá y aprenderá sobre hechos que necesitamos conocer como guardianes de la historia, y nos hará ir más allá de la abstracción de algo que parece que nos queda lejos y encima es un horror incomprensible. Además, a mí me hizo pensar sobre si la ficción ha casi mitificado la Segunda Guerra Mundial en un relato estándar más o menos digerible y seguro (pienso sobre todo en cine, pero también literatura) y la cantidad de relatos desconocidos parecidos que aún tenemos en nuestro país, sin rostro ni voz.


solterona

Solterona – Kate Bolick

Uno de mis libros favoritos del año. Y seguramente, uno de los que más lejos se queda de la perfección. Para empezar, supongo que habrá quien no pueda salir de su título, no es un libro sobre solteronas. Kate Bolick no se ajusta al estereotipo de solterona (si es que se ajusta alguien). Sus heroínas literarias tampoco lo son. Este libro trata sobre la construcción de su vida, un proceso de crecimiento algo caótico y tremendamente individual. Sí, la estructura es un poco fallida, ciertas comparaciones y paralelismos están cogidos con pinzas, salta de un tema a otro porque le da la gana, aunque intenta proporcionar una excusa de hilo conductor para luego irse por las ramas a la mínima. Por todo esto me encanta. Kate y yo hemos enganchado no tanto por experiencias, aunque de vivencias muy distintas hemos acabamos llegando a conclusiones similares, sino por algo que debe ser parecido al funcionamiento nuestros procesos mentales, o más bien, enredos mentales. Me he divertido muchísimo, me he sentido involucrada en todos sus líos (incluso la he contestado en voz alta en algún momento, he de confesar), me han parecido muy interesantes reflexiones (dispares, parciales e inconclusas, pero muy interesantes) sobre soltería y capitalismo, el gueto rosa, interiorismo, como nos autoboicoteamos, o juzgamos y somos juzgados por unas estructuras de poder tan antinaturales como aceptadas con toda la naturalidad del mundo, y sobre todo, como vivimos en nuestras cabezas, con la asistencia de lo que leemos. He visto bastantes reseñas negativas sobre este libro y las entiendo (aunque me temo que son una mezcla de proyección de experiencias y expectativas no cumplidas. Además, si es un libro sobre su propia vida, pues es un pelín narcisista desde su concepción, ¿no?). Leedlo y juzgar por vosotros mismos, porque sé que habrá disparidad de opiniones.

Septiembre ’14

Otro mes que se acaba, otra entrada con el resumen mensual:

DSC_0386
Los que faltan están en la biblio. Sorry.

La Joven Ahogada, de Caitlín R. Kiernan. Empiezo mintiendo un poquito, porque me quedan una paginillas, pero lo acabo hoy seguro. Aquí tenéis un post con mis impresiones a mitad de la novela, y en breve escribiré la reseña.

The Well of Ascension, Brandon Sanderson, The Mistborn series #2. Creo que todo el mundo conoce ya esta serie, y solo tengo que añadir que Sanderson debe hacer algún tipo de magia negra salvaje para que sus historias enganchen tanto. Es una buena saga de fantasía, pero no es la más original, ni el estilo es nada de otro mundo, pero cómo me absorben sus libros. El primero (reseñado aquí) me pareció mejor (de cinco estrellas, algún día os tengo que hablar de cómo puntúo los libros porque supongo que es un poco aleatorio) pero es una continuación muy buena, que abre nuevas posibilidades para un final que debe ser tremendo.

Middlesex, Jeffrey Eugenides. Novelón épico pero un poco irregular que también tiene ya su propio post. Resumiendo: recomendado.

El hombre del otro lado, de Uri Orlev. Relectura. Ahora me diréis, ¿señorita, no está usted un poco mayor para El Barco de Vapor?. Ehh, nop. Generalizando, hoy en día, creo que en la juvenil actual más comercial hay una simplificación tremenda de la historias, y me alegra ver cómo libros como este, para chavales de (ojo) 12 años, dejan caer conceptos políticos y sociales bastante complejos para que el lector por un lado aprenda (en este caso, sobre el levantamiento judío en el gueto de Varsovia), piense sin querer y pase un rato muy emocionante. Sé que no todos los libros son iguales, que no hay nada malo en buscar entretenimiento en novelas románticas o fantásticas, pero si esta novela se publicara siguiendo las tendencias actuales, me temo que sería un libro muy distinto. Así que, después de esta chapa, lo que quería decir es que en la variedad está el gusto y esto también es responsabilidad nuestra como lectores y consumidores.

Tal vez debería haber escrito un post solo sobre este libro. Seguimos.

IMG-20140929-WA0003
Victoria Álvarez en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada.

Tu nombre después la lluvia, Victoria Álvarez. Reseñada también, estuve en la charla que Victoria dio en el Festival de Fantasía de Fuenlabrada sobre victorianismo, luto y ritos funerarios, y ya sabía cómo domina el tema, pero qué bien que trasmite su interés y sus conocimientos. Espero que sus novelas sirvan para despertar interés por las historias de época y aún más por su fuente, los clásicos, que son la mar de divertidos.

Y dos novelas gráficas este mes:

Seconds, de Bryan Lee O’Malley. Intentaré sacar un hueco para hablaros de ella, ya que creo que va a ser una opción muy popular incluso entre los lectores de cómic más casuales por lo accesible y monísima que es, y lo famoso del autor, gracias a Scott Pilgrim. Me ha gustado un montón y hasta me ha tocado el corazoncito.

Pero lo más importante del mes es que por fin he empezado Sandman, y efectivamente, es una pasada. Solo he leído el primer volumen, que es más introductorio y expositivo, pero en el número final ya se veía que Gaiman (como dice él mismo, no es cosa mía) había encontrado la voz de los personajes y el tono de la historia y estaba dispuesto a arrancar. Os iré contando. De momento os dejo con cosas que os podéis encontrar en el primer volumen. Palabrita.

Esto es todo. Ya habéis tenido suficiente de mí.¿Qué tal vuestro mes, lectores?