Pequeña guía de cine clásico (V): El beso mortal

En esta entrega de La pequeña guía de cine clásico vamos a dedicar unas palabras a un género en el que hasta ahora no habíamos profundizado mucho, aunque sin duda nos ha dado algunos de los momentos más icónicos de la era clásica. Por supuesto que me refiero al cine negro. Sin embargo, me he decido a hablaros sobre una película que tal vez no sea tan conocida o canónica: El beso mortal (1955), dirigida por Robert Aldrich.

       ***

el beso mortal

Antes de adentrarnos en la película y como es habitual en esta sección, hagamos un breve repaso al género y las circunstancias que rodearían a una producción de su tipo en ese momento de la historia de Hollywood. Lo primero sería definir qué es el noir, algo más complicado de lo que podría parecer. Estoy segura de que todos tenéis una imagen mental muy definida sobre de que tipo de películas hablamos. Pero por muy presente que su huella esté en el imaginario popular, durante años ha existido a nivel más crítico y académico un debate sobre su naturaleza. ¿Estamos hablando de un género? ¿O es un movimiento más estilístico, entendiendo lo noir como adjetivo que describe lo gris y pesimista de muchas de las historias de los 40, coincidiendo con los años de la Segunda Guerra Mundial y el shock de la vuelta a la «normalidad» tras su fin? Tal vez sean las dos caras de una misma moneda, donde una categoría de historia con características más o menos reconocibles toma una forma determinada, un lenguaje cinematográfico que la impregna de un estilo a su medida. Historias urbanas y nocturnas, con una visión pesimista de la naturaleza humana, que se construyen con tramas que se ofrecen al espectador de forma fragmentada. También podemos destacar el conductismo de la narración, muchas veces a través de la voz en off de un personaje que nos guía por esos mundos sórdidos, llenos de grises. Y es que prima el análisis psicológico de los personajes sobre la acción, aunque esta profundidad convive con modelos estereotipados como el detective perdedor que está de vuelta de todo (aquí nuestro Mike Hammer) o la femme fatale. No olvidemos que la repetición en serie es una de las señas de identidad del Hollywood clásico a cualquier nivel de producción, aunque este sea un género con unas fronteras más flexibles, como seguiremos viendo. Por supuesto, estas tramas suelen girar en torno a lo criminal. Una de sus raíces es el cine de gánsteres de los 30. Su nombre francés viene de las novelas de detectives o las roman policier que publicaba Gallimard en la série noire. Aquí puede haber otra pista que nos indique algo de su estrecha relación con la literatura y que, además, no es un género tan esencialmente americano, sino que una vez más, viene de Europa.

Seguir leyendo “Pequeña guía de cine clásico (V): El beso mortal”

Anuncios

Pequeña guía de cine clásico IV: Cita en St. Louis

meet meNo podía faltar un poco de cine clásico en el Especial navideño y, además, ya era hora de poner un poco de música y color a esta sección. La mayoría votasteis por Twitter que preferíais un musical Technicolor para alegrar estos días. Así pues, un musical os traigo: Cita en St. Louis, dirigida por Vicente Minnelli en una producción MGM con Judy Garland cantando por primera vez un pequeño tema que seguro que no habéis oído estos días y que no sé si sabréis que fue escrito justo para esta película.

♦♦♦

Pero antes de centrarnos en esta película, hagamos un pequeño recorrido por la historia de este género, que había nacido para el cine tan solo unos quince años antes, y ya era uno de los más populares.

Seguir leyendo “Pequeña guía de cine clásico IV: Cita en St. Louis”

Pequeña guía de cine clásico III: La mujer pantera

Seguro que este fin de semana muchos de mis lectores ya estáis planeando algún tipo de maratón de cine de terror para celebrar Halloween. Gracias a esta circunstancia, no podía dejar pasar la posibilidad de hablaros de uno de mis estudios, director y película favorita. No soy una gran conocedora del terror actual, pero adoro este tipo de producciones que brevemente vamos a explorar a continuación, y espero contagiaros un poco de este entusiasmo y conseguir que os acerquéis a la obra de estos autores. Son un cachito de historia del cine con mayúsculas.

Así pues, en la tercera entrega de mi modesta pequeña guía de cine clásico, hoy tenemos a La mujer pantera (Jacques Tourneur, 1942). Pero veamos un poco de contexto antes de conocer a la joven felina.

cat people

Estamos en el Hollywood de comienzos de los años 40, en casa de un estudio algo en apuros, la RKO. Este estudio era una de las cinco grandes majors que dominaron la industria del cine clásico (más o menos esta etapa se considera que va de los años 20 hasta principio de los 60) mediante un sistema de producción exhaustiva en cadena, que creaba y exprimía a sus grandes estrellas con larguísimos y extenuantes contratos, empleaba directores que en principio solo estaban al servicio del producto y controlando no solo dicha producción, sino que distribuían y exhibían ellos mismos sus películas. Un monopolio total. La RKO había sobrevivido en los años 30 con los beneficios de los musicales de Fred Astaire y Ginger Rogers, pero tampoco les iba muy bien, gracias al tremendo fracaso en taquilla de La fiera de mi niña y Ciudadano Kane. Visto en retrospectiva, increíble, ¿verdad? (tal vez os hable de sus especiales circunstancias otro día…) Pero volviendo a la RKO, era claro que no podían competir en ese momento con los otros estudios. Así que una de las soluciones que encontraron estuvo inspirada en el brutal éxito de las películas de monstruos de la Universal años antes (un estudio entre minor y major, uno de los The Little 3). Frankenstein, Dracula y demás amigos habían hecho mucho dinero y al público le gustaba el terror. Y lo que le gustaba al público era lo que los estudios hacían.

Seguir leyendo “Pequeña guía de cine clásico III: La mujer pantera”

Pequeña guía de cine clásico II. Bola de fuego

Me temblaban los dedos de las ganas de escribir sobre uno de los subgéneros que más me gustan junto a todo lo remotamente noir: la screwball comedy. Y es que este tipo particular de comedia tiene mucha culpa de que me interesara por el cine clásico. Eran varias sus pelis candidatas a ocupar esta humilde guía, pero realmente solo quería hablar de una: Bola de fuego. Puedo argumentar que es la elegida por sus participantes, porque es menos conocida y un poco más moderna que otras que barajaba, pero la realidad es que la vi hace poco y me dejó enamorada. Admito haberme pasado varios días gritando «¡boogie!» de forma aleatoria y realizando tentativas de conga por el pasillo. El efecto Stanwyck es real.

ball of fire

La screwball tuvo su apogeo en la segunda mitad de los 30 y los primeros años 40. Es propia del cine norteamericano, y está caracterizada por unas tramas imposibles y unos diálogos muy agudos que los actores sirven a la mayor velocidad humanamente posible. Hacer reír era algo muy importante en plena Gran depresión, y había que hacerlo de forma extra ingeniosa, ya que había que sortear la censura impuesta en el código Hays tras los primeros talkies de la era Pre-Code, que aprovechaban las nuevas posibilidades del sonoro en situaciones demasiado atrevidas (en opinión de los guardianes de la moralidad de turno). Los temas principales suelen ser los enredos amorosos (los diálogos son muy picarones, de dos rombos pero leyendo entre líneas); tramas nupciales entre dos personajes totalmente contrarios; secretos e identidades confundidas y otros líos ridículos normalmente propios de las clases pudientes. Repito, todo muy sexy sin que se vea ni se diga nada de forma explícita. Bebe de elementos propios de las comedias anteriores, con gags más físicos típicos del slapstick. Y además, la comicidad también está en unos los personajes femeninos que tenían una independencia y una desenvoltura que descolocaba a los masculinos, desafiando roles frase a frase. Aunque solo seáis parte de una audiencia ocasional del cine clásico, seguro que si os menciono a Katharine Hepburn en La fiera de mi niña o Historias de Filadelfia os hacéis una idea de todo lo que os he contado.

Seguir leyendo “Pequeña guía de cine clásico II. Bola de fuego”