Las hermanas Makioka

Las hermanas Makioka es una novela que he disfrutado mucho y creo que puede ser un buen punto de entrada a la literatura nipona clásica para muchos de los que me seguís. Yo estoy en el nivel principiante y me ha encantado. Engancha en su forma y en algunos de sus temas con clásicos occidentales que muchos ya conocemos. Pero también ofrece un retrato muy interesante de una alta sociedad japonesa a punto de desaparecer en las primeras décadas del siglo pasado, y lo hace a través de las cuatro fascinantes hermanas que dan título a la obra. Conozcamos un poco más sobre ellas.

De Las hermanas Makioka había oído que se parece a Mujercitas, o que es como leer a Jane Austen pero en la década de los treinta en Osaka. Y ambas comparaciones creo que se sostienen, aunque Tanizaki es famoso por otras preocupaciones, como el estudio de la sexualidad y su poder destructivo (algo que explora con la pequeña de las hermanas, Taeko). Mientras avanzaba años y años con ellas, como buena austenita, seguía teniendo a mi Jane en la mente, y me daba cuenta de que la clase no era realmente el tema principal, sino el paso del tiempo. Ese inexorable avance del tiempo hacía que la que antes era una de las familias más esplendorosas de Osaka hubiera quedado con algunas de sus componentes totalmente ancladas en el pasado (Yukiko), otras atrapadas en el presente a pesar de ver claro su futuro (Taeko), con una supuesta cabeza de familia que no puede quedarse más fuera de la foto (Tsuruko) y por último la hermana puente, la que lucha por unir y entender a sus hermanas con más o menos suerte (Sachiko, mi favorita). A pesar de sus diferencias, me ha gustado muchísimo leer la relación entre las cuatro. Cuánto se quieren estas cuatro mujeres. En el fondo, lo son todo las unas para las otras.

Sachiko es tanto el soporte de la familia como el hilo conductor de la novela, el personaje con el que vamos descubriendo los problemas y demás preocupaciones que esconden el resto de los miembros de la familia. Y yo de su mano llego a mi segunda conclusión austenita (esta reconozco que cogida con pinzas) y es que puede que haya algo de la doble de voz de Austen en Tanizaki. O al menos, este es también un maestro en explorar las contradicciones que se presentan en la vida, el choque entre expectativas y realidad social con los deseos más ocultos de cada persona, y en manifestar todo esto en el texto de una forma indirecta y sutil. Con todo esto, no me atrevería hablar de un texto feminista ni mucho menos.

En las primeras páginas, conocemos a unas hermanas que iremos descubriendo claramente o solo intuyendo al final que son muy distintas a lo que suponemos. Ellas no solo no corresponden con el retrato del narrador, es que tampoco responden a los roles que ellas mismas tienen interiorizados por su clase y por ser mujeres. La caracterización es muy compleja, y se apoya en una narración igual de interesante. Tenemos un narrador clásico en tercera persona, que por muy omnisciente que sea, decide focalizar la narración como os decía antes en Sachiko. Este mismo narrador nos la presenta como una mujer no excesivamente brillante y, sin embargo, descubrimos que es una gran observadora y que tiene un gran tino y sensibilidad a la hora de manejar a la familia. Son contradicciones sutiles, pero creo que están ahí. En el fondo, no podía ser de otra forma, porque es una novela que vive entre dos tiempos, reconoce el pasado como algo finiquitado y a la vez, no puede evitar que le invada la nostalgia. Este enfrentamiento entre dos mundos es su esencia.

A pesar de lo poco atrayentes que puedan pareceros mis divagaciones, creo que es un libro bastante accesible. Su estructura ayuda mucho, sus capítulos recogen una serie de anécdotas, como pequeñas historias en la gran historia de una familia que se resuelven en pequeños clímax que hacen que la novela avance, a mi parecer, a buen ritmo. Hay partes realmente emocionantes que sirven de contrapunto a las largas descripciones. Sé que no soy la mejor jueza de estos asuntos y que la historia tiene fama de lenta, pero he de deciros que la devoré. Así que no puedo dejar de recomendar esta maravillosa novela y de pediros recomendaciones de cualquier lectura que creáis que pueda interesarme tras gustarme tanto esta (por redes sociales o Goodreads plis, voy a cerrar los comentarios hasta que me aclare al 100% con el nuevo reglamento y actualice toda la web). Os recuerdo que mi nivel de literatura japonesa clásica es muy bajo.

Apunte final para los que la habéis leído, ¿qué me decís de esa última línea?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.