Orlando

virginia woolf orlando

«¿Vida? ¿Literatura? ¿Convertir lo uno en lo otro? ¡Monstruosa dificultad!»

Supongo que muchos de los que me leéis estaréis familiarizados con la premisa de Orlando (Virginia Woolf, 1928. La traducción de esta edición de Alianza es de María Luisa Balseiro). A pesar de todo lo que había oído sobre este libro, me ha sorprendido mucho. La tan analizada androginia que aquí estudia Woolf es solo una faceta de la novela. La androginia es un tema que ya había comenzado a explorar en la última parte de Una habitación propia, como otras ideas que esta historia comparte con su celebrado ensayo: la cuestión de la propiedad y la imposibilidad de heredar de las mujeres (hecho del que nace esta novela cuando su amada Vita Sackville-West perdió su casa), o las limitaciones de las construcciones de género, tanto en comportamientos como en la simple restricción física que supone la vestimenta, más allá de cuestiones identitarias. Woolf tiene una fama bien ganada de ser una escritora que desafía al lector tanto en fondo como forma, y aquí está toda su complejidad, pero en el seno de una historia juguetona con un tono seductor que puede despistar acerca de su profundidad a la vez que atrapa al lector.

Como os decía al principio, me ha sorprendido en muchos frentes. En mi opinión, el tema principal de la novela creo que es el paso del tiempo, una preocupación constante de la autora. Aquí tenemos más de trescientos años vida, tres siglos de cambios en Inglaterra, que pasan en un suspiro que encierra momentos brillantes. Los vivimos al máximo con Orlando a pesar de no leer más que unas viñetas, unos instantes mágicos que la escritora ralentiza y acelera a su gusto. Y digo mágicos, porque este libro tiene algo especial. Está tocado por una mano fascinante que lo llena de humor, una sensación de ligereza y de un tono travieso muy disfrutable. Y no solo es divertido, me ha parecido que había algo muy optimista y reconfortante entre sus páginas. Tal vez sea una consecuencia de los tiempos en los que lo he leído, pero me ha parecido un canto a la individualidad, una celebración de la diferencia que se enfrenta a lo establecido. Se puede aplicar a la propia creación en sí (Orlando es poeta y toda la novela es muy metaliteraria, partiendo de la forma de narrar y siguiendo con la misma trama, que se puede leer en clave de sátira de la historia de la literatura inglesa), o simplemente a vivir con plenitud, ser fiel a uno mismo, buscar la felicidad donde la encontremos cada uno y huir de la falsa complacencia que nos venden discursos construidos de forma externa, parcial y hasta cruel. Sus páginas me han parecido una gran aventura en la que escapar y refugiarse para todos aquellos que, de alguna forma, tienen que nadar a  contracorriente en su día a día.

«El cambio era incesante, y el cambio quizá no acabara nunca. Altas murallas del pensamiento, costumbres que parecían tan perdurables como la piedra, se habían derrumbado como sombras al contacto con otra mente, dejando un cielo barrido y nuevas estrellas titilando en él.»

Vita Sackvile-West (fuente)

Orlando es una obra tan aguda e inteligente como me esperaba, singular en las ideas que explora aunque en algunos detalles sea también producto de su época o de las circunstancias que rodearon su creación. Por desgracia, creo que nunca tendré que llorar la pérdida de una mansión de más de seis siglos de historia, 365 habitaciones y doce escaleras. Pobre de mí. A pesar de mi tristeza porque nunca me podré sentir identificada con Orlando en este punto, la calidez especial de sus muchas aventuras me ha encantado. Si queréis conocer más sobre el amor entre Woolf y Sackville-West os recomiendo A Virginia le gustaba Vita, de Pilar Bellver, obra que ha hecho que sacara este clásico de la estantería de pendientes. La señora Dalloway sigue siendo mi Woolf favorito de momento, pero Orlando o sobre todo Flush pueden ser opciones más accesibles para aquellos a los que os intimiden las narraciones modernistas. De cualquiera de las formas y en cualquiera de los muchos géneros que cultivó, no dejéis de leer a Virginia.

Anuncios

8 comentarios en “Orlando

  1. ¡Qué ilusión! Virginia es una de mis autoras favoritas, me hace especial ilusión que reseñes tan bonito, una lectura suya. ^^
    Reconozco que Orlando me gustó pero no es de mis libro preferidos. Justamente cuando estudiaba el máster en Granada, mi clase y yo organizábamos un cinefórum y tuve que prepararme la presentación de la adaptación de Orlando, que protagonizaba Tilda Swinton.
    Si soy sincera, recuerdo más la película que la lectura, y es que me dejó totalmente impresionada y la actriz me pareció maravillosa. Después de ver la peli, leí el libro, y creo que el visionado previo me ayudó a comprender un poco mejor la lectura, la verdad, debería hacer releerlo, porque lo tengo bastante lejano, pero como a ti, sí me llamó especialmente mucho más el tema del paso del tiempo, que el de la androginia y me gustó muchísimo el mensaje que transmite. A ver si hago mes temático Woolf que además tengo ganas de ponerme al día con esas biografías que veo pulular por ahí y me hacen ojitos jjejeje
    Como siempre es genial visitarte ^_^
    ¡Un besazo!
    Pd: A mí la mansión tampoco me dio ganas de llorar, peeeero me mantuvo dando vueltas a una teoría un poco loca de las mías ¿tendrá algún simbolismo las 365 habitaciones y los doce escalones con el paso del tiempo?

    Le gusta a 2 personas

  2. ¡Preciosa entrada!

    De Woolf solo he leído ‘La señora Dalloway’ y ‘Una habitación propia’ y yo también me quedo con la primera. En cualquier caso es una autora en la que debería de profundizar ya que no he leído muchos de sus trabajos, entre ellos el reseñado ‘Orlando’… Ya caerán, estoy seguro que en ellos me deparan grandes momentos de placer.

    El paso del tiempo también es una de mis “obsesiones” siendo un tema que me suele atraer mucho en todo tipo de artes. Todavía estoy leyendo ‘La Montaña Mágica’ (voy despacio, tomando apuntes y compartiéndolo con otras lecturas) y también es una obra en la que dicho tema tiene una presencia arrolladora.

    Como siempre Cris, todo un placer visitar tu rincón.

    ¡Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  3. Ay, pues yo aún tengo la peli pendiente, a ver si consigo sacar un ratito porque tiene muy buena pinta. A mí me ayudó un poco haber leído antes el libro de Pilar Bellver sobre Virginia y Vita, pero los temas habituales de Woolf también están ahí. Seguro que si lo releemos sacamos más cosas.
    Cuenta conmigo para el mes temático que estoy igual con sus biografías y demás 😀
    Y lo de la mansión, Knole tiene exactamente ese número de habitaciones, creo. Habría que preguntar al arquitecto. Pero tu teoría no es nada loca, seguro que Virginia pensó algo parecido XD

    Me gusta

  4. Yo estoy en plena remontada con Virginia, conozco bastantes cosas de su vida y de su no ficción, sobre todo cuando escribe de otras escritoras, pero tenía su ficción un poco abandonada. Pero desde que leí Dalloway estoy enamorada, así que voy poco a poco poniéndome al día.
    Espero que estés disfrutando con La montaña. A lo mejor algún día me animo, pero anda que no intimida. Muchas gracias por pasarte y compartir 🙂

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola. Me gusta la entrada^^ Fue el primer libro que leí de ella y me encantó, me fascinó e hizo que tuviera curiosidad por seguir indagando en su obra. Tiempo después leí “Una habitación propia”, “Flush”, “Al faro” y “La señora Dalloway”, pero al contrario que el resto de comentarios yo prefiero Orlando, de hecho creo que “La señora Dalloway” es el que menos me ha gustado, aunque me gustó, pero menos… Estoy deseando leer algo más de ella, y también releer “Orlando” en una edición que no esté traducida por Borges… menudo destrozo…
    Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. Hola, Carmen. Gracias por tu comentario, me alegro de que te guste la entrada 🙂
    Creo que Orlando ha debido ser una gran introducción a Virginia para muchos lectores, y no me extraña que sea tu favorito, aunque me sigo quedando con La señora Dalloway. Si te apetece releerlo, esta traducción está muy bien. Saludos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.