Resumen anual 2017: novelas (Especial navideño)

En la entrada de hoy, nos toca repasar las novelas que he leído este año. En la fecha que os escribo llevo leídas treinta y dos, de los cuales quiero destacar, al menos, siete títulos. No son necesariamente libros publicados este año, aunque sin duda queda reflejado que he estado más pendiente de los lanzamientos de lo que acostumbraba. También puede servir como indicador de mis gustos, ya que vais a encontrar algunos de mis autores y autoras, temas, géneros o estilos predilectos.

Tea Rooms – Mujeres obreras

Luisa Carnés. Hoja de lata.

No creo que sorprenda a nadie con esta primera elección, y tampoco pienso parar de recomendar esta maravillosa novela. La historia de Matilde (y de Luisa, y de multitud de mujeres anónimas obreras de aquella época, y probablemente también de estos tiempos) es emocionante por su fuerza y sorprendente por su forma. De Carnés ya no me pilla desprevenida su capacidad de imprimir un gran sentimiento en sus obras, pero sigo admirando su dominio de las formas de vanguardia, su forma de narrar y la voz de sus personajes. Y todo sin una pizca de ombliguismo como autora, su talento siempre puesto al servicio de sus ideas y su compromiso con construir una sociedad mejor. El libro me parece simplemente perfecto, y a los que aún quedáis por descubrirlo, no dudéis en darle una oportunidad.

⇒ Aquí tenéis otra breve entrada con mis impresiones sobre la novela.


No digáis que no tenemos nada

Madeleine Thien (traducción de Vicente Campos). Galaxia Gutenberg.

Mis otras cinco estrellas del año (si es que eso significa algo). Thien nos lleva desde la Canadá de los 90 de vuelta a la China natal de la protagonista que desde el exilio conoce mediante el relato de su madre y de su prima, cartas y otros manuscritos legados por su familia. Es una novela que toca muchos temas, pero creo que sobre todo destacan el amor y la supervivencia. Amor por una familia que sustenta a nuestros protagonistas en las peores de las situaciones, incluidos amores prohibidos, ya sea por una persona, la música o las matemáticas. Supervivencia en un contexto que aniquila a cualquier individuo sin piedad. Es una novela que cubre una gran parte de la historia reciente de China (comienza antes de la llegada de Mao al poder, y va desde la Revolución Cultural a las protestas estudiantiles en la plaza de Tiananmén y sus consecuencias inmediatas). He aprendido mucho y me he emocionado aún más. Es cierto que tiene un ritmo extraño, no diría que lento, pero sí que parece que no va a culminar en un desenlace que golpee tanto al lector. Es una historia a la que hay que dedicarle tiempo y paciencia, pero que ofrece una gran recompensa. Una fantástica saga familiar que os recomiendo.


El duelo es esa cosa con alas

Max Porter (traducción de Milo Krmpotic). Rata Books.

Una breve novela más experimental, que juega en su título con el famoso verso de Emily Dickinson, pero que realmente se basa en el Cuervo de Ted Hughes. Esta cosa con alas aparece en la casa de un académico dedicado al estudio del poeta inglés, que está en pleno proceso de luto por la muerte de su mujer. Pasará a ser un miembro más de la familia junto a sus dos hijos, pero como el mitológico pájaro de Hughes, ayudará tanto como desestabilizará a la ya herida familia, con un sentido del humor muy particular y una tremenda crueldad. Es una historia que me ha parecido muy interesante más allá de su juego literario, creo que será también una buena lectura para los no familiarizados con la obra del poet laureate. Sé que me gustan estas novelas de estilo tan fragmentario, pero es que además en el último tercio me pareció brillante, con reflexiones muy lúcidas y encima muy emocionante. Cerquita de las lágrimas que me quedé.


The Crimson Petal and the White

(En castellano Petaló carmesí, flor blanca), Michel Faber. Canongate.

De una lectura de apenas hora y media nos vamos a más de ochocientas páginas de puro placer victoriano. Creo que he hablado bastante ya de mi amor por Michel Faber, uno de mis autores favoritos del que os debo una entrada repasando su obra. Sé que es un escritor que no es del gusto del todo el mundo, pero yo siempre disfruto muchísimo con sus libros, a pesar de lo frustrantes que pueden ser. Es un autor que le gusta jugar. Salta de un género a otro, descolocando al lector respecto a cualquier expectativa que tenga de las convenciones del género o del propio desarrollo de esa historia en concreto.

Aquí tenemos al Faber que adora MiddlemarchPero por supuesto, él no puede imitar lo inimitable. Así que revisa todas las convenciones de la novela victoriana con gran humor, pero lo hace desde las ideas que el lector actual ha asumido sobre la época a través de la literatura (y sí, hay una mujer supuestamente loca en el ático aquí también), no tanto desde esos grandes clásicos en sí. El narrador se encarga de esto, saludando directamente al lector en la primera línea y burlándose de lo perdido que va a estar, pero también involucrándole y haciéndole parte activa de la construcción de la narración.

«Watch your step. Keep your wits about you; you will need them. This city I am bringing you to is vast and intricate, and you have not been here before. You may imagine, from other stories you’ve read, that you know it well, but those stories flattered you, welcoming you as a friend, treating you as if you belonged. The truth is that you are an alien from another time and place altogether.»

No tenemos ni idea de quién es este narrador o narradora, si de verdad lo sabe todo o es que se burla y nos engaña. Y no es el único. Todo el mundo escribe en esta novela. Su protagonista, Sugar, es una mujer inteligentísima decidida a salir como sea de su situación, prostituida desde niña por su madre. Escribe en secreto novelas sangrientas movida tanto por su sed de venganza como por su enorme genio y creatividad. Se las ingeniará para ser comprada en exclusiva por un inepto y narcisista heredero, William Rackham, (Faber clavando como siempre los personajes más despreciables) al que utilizará a su antojo. Pero claro, todo se complica. Faber me tuvo durante cientos de páginas animando como una posesa a un personaje que en la novela victoriana no puede ser más moralmente reprobable, exponiendo todo tipo de perversiones y sombras que se escondían en un género, la novela, tradicionalmente moralizante.

Los habituales sabréis que este tipo de juegos postmodernos con la novela histórica son exactamente mi tipo de libro. Y todo esto dentro de una trama trepidante que se lee como el mejor de los bestsellers de piscina.


No, mamá, no

 Verity Bargate (traducción de Mireia Bofill). Alba, colección Rara avis

Este es otro breve libro que cogí sin ningún tipo de expectativas, tan solo animada por la entusiasta recomendación de otros lectores en los que confío. Y me pareció fantástico. Se trata de una historia doméstica de terror, siendo los protagonistas de la pesadilla la maternidad, su rol en la familia y la sociedad y las esperanzas que ella tenía en esa vida. Es una narración muy potente, en la que te sumerges en sus páginas y no puedes soltar hasta el final. Se trata de una historia tan efectiva, que va tanto al grano y que noquea sin piedad al lector que me resulta difícil contaros algo más. Pero si os he abierto el apetito, aquí os dejo mi entrada sobre su lectura.


Volver a casa

 Yaa Gyasi (traducción de Maia Figueroa Evans). Salamandra

Volver a casa es una de esas historias que me gustó al leerla, pero por la que ha ido creciendo aún más mi estima con el paso del tiempo. A pesar de ciertas dudas que tenía con la estructura del libro y algún pequeño bajón de ritmo e intensidad en algunas de las historias, me acabó pareciendo un debut muy ambicioso, que consigue lo que se propone. Explora en sus páginas a varias generaciones de supervivientes, partiendo de dos hermanas que nunca se conocen: Effia y Esi. Una es vendida como esclava y marcha camino de un infernal destino a Estados Unidos, mientras que la otra continúa en su tierra natal, con un futuro también muy difícil delante de ella. El lector descubre el patrón de dolor y sufrimiento que ha marcado a estas familias, con su fortaleza y capacidad de superación, en un recorrido que llega hasta nuestros días. Y lo hacemos a través de una original estructura. Cada capítulo nos cuenta la historia de uno de sus descendientes, primero siguiendo por la rama de una de ellas, para compararla inmediatamente con la otra al otro lado del Atlántico, desde el s. XVIII en lo que hoy es Ghana hasta la actualidad.  Un libro emocionante y con mucha fuerza, que trasciende las limitaciones que la elección de su estructura parecería acarrear.


Amor no correspondido

 Barbara Pym (traducción de Irene Oliva Luque). Gatopardo.

Sé que la lista ya es lo suficientemente british, pero cómo os ibais a librar de mi comedia inglesa envenenada de época del año. Llevo meses discutiendo conmigo misma si me gustó más que Mujeres excelentes (entrada sobre ella aquí), y he decidido que quiero a las dos por igual, aunque por distintos motivos. Las dos comparten fina ironía y mala leche, unas protagonistas geniales (Dulcie y Viola son mi nuevo equipo de investigación favorito) y unos secundarios únicos. Adoro la capacidad de observación de Pym, como te devuelve un mundo cotidiano destrozado tiernamente en pedacitos divertidísimos. Es cierto que aquí cae más en la típica trama nupcial clásica que en exponerla, pero he de decir que la disfruté igualmente. Pym es una gran narradora, el primer capítulo presenta fenomenalmente lo que nos vamos a encontrar, y su primera línea es una de mis favoritas del año:

 «Existen diversas maneras de arreglar un corazón roto, pero tal vez asistir a un congreso especializado sea una de las más insólitas.»

Ahora bien, tengo una pega. Tengo una pega gordísima que me come por dentro. En nombre de mi adoptada, Monica Dickens, he de denunciar un agravio comparativo. Mi Monica también se merece tener una fiebre con su nombre, ¡si son primas hermanas de escritura! Tienen estilos similares, temas y protagonistas parecidas y el mismo humor envenenado. Os aseguro que si tenéis #FiebrePym, sois candidatos a caer en la #MonicaMania (se aceptan otros hashtags). A ver si alguien se anima a recuperar a mi chica.


Me he dejado algún que otro libro por ahí que seguramente también se merecía un poco de amor, pero estoy muy contenta con la selección de este año. Y también estaré encantada de conocer vuestras impresiones sobre estas novelas o cualquier otra que hayáis disfrutado en los comentarios. Como siempre, nos leemos.

Anuncios

6 comentarios en “Resumen anual 2017: novelas (Especial navideño)

  1. Mis descansos esta semana, están coincidiendo con tus entradas ¡me encanta! jijijij
    A ver, de Luisa no te digo nada, porque estoy completamente enamorada de sus libros y ya va a parecer un poco obsesivo, pero coincido contigo en que me sorprendió su estilo y lo que nos contaba en Tea Rooms, teniendo en cuenta sobre todo, la época en la que se publica. Todo un acto de valentía, sin duda. (También la incluí en mi top del año, a ver si saco tiempo para organizar una entradita decente antes del 31, aiiins el LaLaLaw…)

    Con Madeleine Thien, tuve flechazo en la feria del libro, me encantan las Sagas familiares y esta tenía el plus de contar una parte de la Historia de China que es bastante desconocida… mis planes lectores de estos últimos meses se han venido un poco abajo así que ya no la incluyo en 2017, pero estoy segura que será un Must del próximo año ^^.
    Sin duda alguna uno de los descubrimientos del año ha sido Volver a casa, me atrapó desde el principio y aunque también era de las que la estructura le chocaba, una vez empecé a leer me resultó original y perfecta para esta historia.

    Y bueno qué te voy a decir de Faber que me ha dejado loca hace nada con Bajo la piel. ¡ME ENCANTÓ! Es cierto que juega con el lector, es cierto que no sabes muy bien qué esperar, pero escribe tan bien, tan distinto y tienen tantas lecturas sus libros que sinceramente merece un montón la pena. Deseando ponerme que Pétalo carmesí, después de las opos me voy a dar unos homenajes estupendos a cuenta de los tocholibros pendientes xD (Este año también leí por primera vez a Pynchon , Vicio propio, y me ha rechiflado muchísimo,además la adaptación del libro me gustó mucho)
    Para terminar, me uno a tu llamamiento para contagiar la #MonicaMania (pensaré más hashtags), es que es muy Pym o Pym es muy Monica, no sé muy bien el orden jajajaj se complementan estupendamente las dos. Amor no correspondido no lo leí todavía, pero tengo muchísimas ganas, justamente gracias a la frase inicial del libro que mencionas, es por lo que se vino el libro conmigo, es muy de chapa y camiseta xD

    Estoy encantada con el Especial navideño de este año, ^_^ ¡espero que se convierta en tradición!
    ¡Un besote!

    Me gusta

    1. Me alegro de poder ser un pequeño descanso entre tanta #LaLaLaw, a ver si puedes sacar ese ratito para que leamos tus favoritos.
      El de Thien es una pena que esté pasando tan desapercibido porque creo que es un libro que merece mucho la pena, aunque es cierto que es un poco especial. Hay que dedicarle un poco de paciencia y tiempo y tal vez no sea del gusto de todo el mundo, pero a mi me terminó chiflando al final. Es muy bueno.
      Y no me tires de la lengua con Faber que me arranco XD. Petalo es muy tocho, sí, pero un tocho peligroso y más si estás estudiando porque te tiras cinco días leyendo del tirón. ¡No hay quien lo suelte! Me alegro mucho que te gustara Bajo la piel porque llevo años recomendándolo a diestro y siniestro. Qué pena que esté descatalogado.
      Ya nos contarás que te parecen esas lecturas pendientes. Muchos besos y ánimo con #LaLaLaw

      Le gusta a 1 persona

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s