De Barcelona a la Bretaña francesa

De Barcelona a la Bretaña francesa es el título de las memorias de Luisa Carnés, una obra que ofrece el testimonio directo de la huida de la autora a Francia en 1939, completada con La hora del odio, un relato posterior sobre la reclusión forzosa de las refugiadas republicanas en los centros de internamiento galos. También nos ofrece una pequeña muestra de otras piezas periodísticas de la autora, anteriores a estos sucesos. Publica Editorial Renacimiento, y la edición es de Antonio Plaza Plaza.

de barcelona a la bretaña francesa

Mis lectores habituales conocéis mi predilección por Carnés, autora que he descubierto este año y gracias a la que he disfrutado muchísimo leyendo Tea Rooms y Trece cuentos. Con esta obra, he podido rellenar algunos huecos sobre la vida de la escritora, a la vez que conocer una nueva perspectiva de la resistencia del bando republicano en sus últimos días. Son testimonios que necesarios para entender la historia de nuestro país y de nuestra literatura, pero además me ha parecido interesante la lectura a nivel personal como admiradora de la madrileña. Cuando leía algunos de sus libros recuperados recientemente me parecía incomprensible que su voz hubiera estado perdida durante tantos años, teniendo en cuenta la enorme calidad y humanidad que se encuentra entre sus páginas. De Barcelona a la Bretaña francesa me ha ofrecido alguna pista más para desentrañar posibles causas de este injusto silencio, y también confirmar algunas impresiones previas sobre su trabajo. Carnés me parece una autora capaz de expresarse con una gran emoción y sentimiento, sin tapujos ni medias tintas ni miedo a parecer una cursi (en el propio libro recuerda algún momento en el que sus compañeras la acusan de sentimental). Hay una gran viveza en su estilo, su prosa es rica y llena al lector de sensaciones. Aquí, ofreciendo un testimonio directo, me ha parecido que también brillaba en este sentido en algunos momentos, aunque son textos de distinta naturaleza a las obras suyas que ya conocía. Por supuesto que su militancia política y su intención tanto didáctica como propagandística son también protagonistas, ya que son parte de su identidad como escritora, pero incluso en sus piezas menos personales está algo de esta voz tan especial que en mi opinión ella tenía.

«El día es corto y la muerte bordea cada minuto. El pan es amargo y escaso; la sonrisa, fugaz sobre el labio. Hasta el amor pierde su perenne apariencia de cosa eterna cuando la vida puede apagarse como débil llama en el viento de los dramáticos hechos diarios. El “siempre” de los enamorados se esfuma de igual manera que las riquezas históricas, los valores morales o las concepciones tradicionales más arraigadas.».

En los primeros capítulos de su relato nos encontramos algunos reportajes sobre distintas labores que se ejercían en el bando republicano. Un ejemplo es Una fortificadora de Madrid. Esta fortificadora es Amparo, una de las muchas jóvenes que lucharon en el frente y murieron defendiendo Barcelona. Carnés se centra en las mujeres, ya sea en su papel activo en la guerra en distintas posiciones, o como familiares o víctimas forzadas al exilio. Es un relato de la guerra lejos de lo tradicionalmente heroico. Hay una mayor atención a lo cotidiano en el seno de una guerra civil, cómo se seguía organizando la educación o el cuidado de los niños. En este punto y salvando las enormes distancias que separan este libro con el de Alexievich, esa joven fortificadora madrileña me ha hecho pensar en las protagonistas de La guerra no tiene rostro de mujer. En algunos otros detalles también he hecho esta conexión, como cuando Carnés habla más adelante de pares de medias ensangrentadas que como no pueden zurcir tienen que tirar directamente.

Tras este comienzo, rápidamente pasamos a la historia de la propia escritora, como debe abandonar Barcelona prácticamente con lo puesto. La acompañamos en su evacuación a Figueres esperando acontecimientos, y finalmente, su durísima huida a pie junto a otro grupo de muchachas camino de La Jonquera, y allí, Francia. Esta parte que más me ha sobrecogido junto a sus primeros días en el exilio. El terrible frío, el cansancio, el hambre, la enfermedad y la tristeza caminaban con ella,. Una desesperación no solo por lo terrible de su situación personal, sino porque pierden su país, que queda en manos de los fascistas. A continuación, Carnés nos habla de su internamiento forzoso en Saint Nazarie, junto a otras mujeres y niños. Su estancia no fue tan extremamente inhumana como en los campos de concentración, pero igualmente angustiosa por su cautividad y no exenta de peligros y traiciones. La hora del odio repasará de nuevo estos días, pero a través de María, un álter ego ficticio de la autora. Esta breve segunda parte del libro me ha parecido menos interesante ya que es algo repetitiva, vuelve a revisar hechos que ya nos ha contado en primera persona, pero completa el testimonio que antes ha ofrecido.

Así que a los fans ya convencidos de Carnés, seguro que el libro os interesará. También creo que despertará la curiosidad de aquellos lectores que disfruten de los textos memorialísticos de esta parte de la historia de España. Para los que aún no conocéis a la autora, según vuestros gustos personales puede ser un buen punto de entrada, o podéis probar su ficción. Tea Rooms sigue siendo mi lectura favorita de lo que llevamos de año y seguramente, de lo mejor que he leído. ¡No os quedéis sin conocer a Carnés!


  • Gracias a Editorial Renacimiento por ponerse en contacto conmigo y ofrecerme un ejemplar para reseñarlo. Es el primer envío que acepto en más de tres años de andadura de la bitácora, así que os hacéis una idea de lo mucho que me gusta Carnés.
Anuncios

6 comentarios en “De Barcelona a la Bretaña francesa

  1. Hola Cris! Aún no he leído nada de Luisa Carnés y le tengo unas ganazas… por lo que cuentas de este libro sé que me va a gustar. Me alegra ver que poco a poco se van publicando más cositas de la autora. Espero animarme pronto con Tea Rooms, bueno, cuando baje la montañita de libros pendientes que me recuerda cada día que soy una compradora compulsiva :´(
    Besos!

    Me gusta

  2. Estamos ante tu descubrimiento del año, por lo que parece.

    Tengo una pila de lecturas pendientes, como viene siendo habitual en nosotros, y entre esas lecturas se encuentra Tea Rooms, que si tanto te ha gustado, tiene que ser por lo menos un libro especial. Una vez rompa mis autoimpuestas cadenas orientales seré libre para adentrarme en este tipo de lecturas.

    Leo menos biografías y memorias de las que me gustaría, y tengo en mente otro proyecto personal para 2018 que algo tiene que ver con esa carencia, por lo que este libro será ideal para entonces, apuntado queda.

    Sobre la reseña, qué decir, pues lo de siempre, que es un placer leerte. Me gusta que Carnés no huya del sentimentalismo, éste no es malo per se; si se trata bien (como parece el caso) lo considero incluso una virtud. Como bien dices, así se dota de viveza a la narración, causando un festival de sensaciones en el lector.

    También cuento como punto a favor que explore el universo femenino del exilio, ya que la historia tiende a silenciar vuestras historias.

    Pues eso, que me apunto a Luisa Carnés con rotulador permanente, no eres a la primera que leo hablando maravillas de ella, pero tu entusiasmo siempre es un punto muy a tener en cuenta.

    ¡Un beso!

    Me gusta

    1. ¡Hola, John! La verdad es que estoy disfrutando muchísimo con Carnés, y creo que con Tea Rooms no te vas a equivocar, ya verás.
      Yo poco a poco voy leyendo algo más de ensayo y memorias, y la verdad es que suelen ser lecturas que me gustan mucho. Anímate con algún tema que ya te interese. Estaré atenta a ese proyecto para 2018.
      Un beso y gracias por tus comentarios, siempre aportan muchas cosas 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Qué maravilla volver a tu blog y leer una entrada sobre nuestra querida Luisa!
    Estoy completamente emocionada con esta entrada, Cris, (literalmente). Luisa es de esas autoras que se quedan contigo tras el primer vistazo.
    Mientras iba leyendo me has puesto la piel de gallina, es totalmente injusto el doble exilio que sufrió, el profesional, en cuanto que desapareció del mapa literario, y el físico, porque tuvo que huir de su propio país, cono todo lo que eso conlleva.
    Que se la conozca hoy, que se recupere su obra, se lea, se fomente y se hable de ella, me parece un acto de justicia y me parece una maravilla que editoriales como Hoja de Lata o Renacimiento nos den la oportunidad de seguir conociéndola.
    Luisa Carnés no podía estar más orgullosa de poder tener esa voz a través de tí, esta entrada es un homenaje muy, muy bonito, ¡Esta es una entrada de pompones arriba! ^_^
    ¡Muchos besotes!^^

    Me gusta

    1. Ay, ¡qué comentarios más bonitos me dejas! Me alegro que os guste tanto la entrada, a ver si entre todos conseguimos darle un espacio a todos estas voces perdidas. Gustarán o no, pero al menos que se conozcan .
      Me guardo esos pompones para cuando tú la leas, que seguro que me toca ir a hacer de fangirl a tu rincón 😀
      ¡Muchos besos!

      Le gusta a 1 persona

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s