Mariana (Adopta una autora: Monica Dickens)

En la segunda entrega del proyecto Adopta una autora os hablo de la novela que me hizo elegir a Monica Dickens como mi adoptada. He leído muchas novelas de iniciación y en un gran porcentaje historias de época escritas por mujeres sobre mujeres (estoy pensando en obras como El castillo soñado, Un árbol crece en Brooklyn o Invitación al baile). Mariana estaría sin duda entre mis favoritas. Creo que son varias las razones: sus personajes, su sentido del humor, la nostalgia que desprenden sus páginas, el estilo de una autora que cada vez me recuerda más a Daphne du Maurier, más uno de los romances más bonitos que he leído (y eso que no soy para nada una lectora de romántica) y la forma en la que captura unos instantes muy concretos, esos pequeños momentos en los que uno crece sin darse cuenta. En la página web de Persephone, la editorial que rescató este libro, la describen como «a “hot-water bottle” novel». Quién no necesita una lectura así en estos días. Tras esta breve introducción, veamos en más profundidad qué podemos encontrar en Mariana.

mariana monica dickens

En la entrada anterior habíamos empezado a conocer a Monica Dickens, y os recomiendo que leáis primero ese post si no lo hicisteis en su momento y luego volváis aquí, porque Monica y Mary, nuestra protagonista de hoy, van de la mano. Este libro, la primera novela de Dickens, tiene un importante componente autobiográfico. Monica la escribió tras el éxito de su primera obra publicada, One Pair of Hands, que la convirtió en un fenómeno de ventas con 24 años. Tras esta inesperada celebridad alquiló un piso en Mayfair, y con una máquina de escribir de segunda mano y ese inquieto espíritu independiente que ya había demostrado, decidió ponerse manos a la obra y trabajarse un nuevo oficio en las letras, volcándose en una historia basada en su propia infancia y adolescencia. Pero no olvidemos la fecha. Estamos en el año 1940 y Gran Bretaña empieza a sentir en su capital la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo a partir de septiembre con el bombardeo constante que fue el Blitz sobre Londres (sobre esos días, si me permitís un inciso, os recomiendo Una y otra vez de Kate Atkinson).

Por supuesto, semejante contexto no solo afectó a esta novela, sino a toda la literatura en general. A grandes trazos, podemos decir que la tendencia general fue volver a cierto realismo, aunque con multitud de perspectivas, y abandonar pretensiones más modernistas. Fueron populares lecturas etiquetadas como «comfort reads», historias más asequibles que a pesar de que inevitablemente recogían algo de los grandes cambios literarios de los años veinte y treinta, tenían los pies más pegados a lo cotidiano y menos aspiraciones avant-garde. En relación a Mariana y obras similares, tal vez debamos tener en cuenta esta tendencia para entender un poco el escaso prestigio crítico que han tenido, al no seguir con la senda modernista de novelas de iniciación anteriores. Además, el modernismo fue un movimiento muy masculino, y siguió marcando el canon. Primó la innovación estética sobre voces que querían expresarse usando sus propias palabras, más accesibles, sobre su realidad. Se ha despreciado la épica que también está en lo doméstico. En todo caso, estas historias más reconfortantes están muy ligadas a un elemento que se deja notar en cada página de Mariana: la nostalgia. ¿Nunca os habéis fijado en la cantidad de detalles que hay sobre la comida en los libros escritos en esos años? Hay una tierna añoranza por los días felices de la infancia en el campo, sin más preocupaciones que amistades y bailes, en el que un desengaño amoroso significaba unas lágrimas pero no la posibilidad de perder a esa persona en la guerra.

Así que con la que estaba cayendo, nos encontramos con una joven de apellido ilustre y una educación inútil para valerse económicamente por sí misma (su propia apreciación) decidida a vivir de su trabajo. Y para ello, comienza a contar la historia de Mary Shannon, una chica inglesa del montón, que crece en los años treinta con un pie en clase media de su madre, una modista que se afana por sacar su pequeña tienda adelante, y la clase alta de la familia de su fallecido padre, con la que pasa los veranos en el campo. Esta chica cualquiera bien pudo ser Monica o una de sus lectoras. En las primeras páginas, conocemos a una Mary recién casada ya en tiempos de guerra, refugiada con su perro en una cabaña en Essex, mientras escucha la radio por la noche. Terribles noticias: el barco en el que sirve su marido se ha hundido y hay multitud de bajas. Mary solo puede esperar a que se haga de día para acercarse a la oficina de correos del pueblo y conocer más detalles. En esa interminable noche, nuestra protagonista recuerda en un gran flashback cómo llegó hasta allí.

Estas son tan solo las primeras páginas de la novela, no os destripo nada que no está en cualquier sinopsis. Y sin embargo, no solo vienen cargadas de detalles sobre la trama, sino que son una introducción que atrapa al instante al lector, gracias a unas descripciones evocadoras y preciosas y unos sentimientos a flor de piel.

De este momento lleno de tensión, pasamos a sus primeros días en la escuela o a las tan esperadas vacaciones con su primer amor, Benny, quien la acompañará a su primer baile en Oxford, un rito de paso tan lleno de ternura en su recuerdo como sinsabores en su momento. Pero también compartimos las aventuras de una joven no muy brillante que no sabe cuál puede ser su camino, así que prueba como actriz (al igual que la autora), copiando a su tío Geoffrey. Este es todo un personaje, un dandy trasnochado que se marcha a Hollywood a probar suerte en los primeros talkies. También lo intenta Mary con la alta costura, tomando unas clases en París con las que tal vez pueda continuar la carrera en la que su madre no pudo triunfar, para de nuevo verse envuelta en otro lío romántico. Esta vez, la lectora que os escribe estaba ya en ese punto en el que le habla en voz alta a los personajes. Imaginaos mi estado cuando la novela llega realmente a sus momentos culminantes. Ni pienso hablaros de su desenlace. Simplemente creo que es la perfección hecha punto y final.

Mariana es la crónica del camino hacia la madurez de una joven inglesa cualquiera, pero creo que no es un libro del montón. Puede que me hable de forma especial por mis gustos como lectora, mi afinidad por este tipo de historias. Pero creo que todos disfrutaríais con sus candidez, humor, pequeñas dosis de cinismo y mala leche. Mary es una protagonista algo caprichosa, muy convencional y no especialmente espabilada a pesar de los líos en los que se mete. En el prólogo, Harriet Lane comenta que es un poco Bridget Jones y creo que tiene razón (que conste que me encanta Bridget). Además, hay un enorme catálogo de personajes secundarios y todos están perfectamente definidos. Creo que la autora brilla en conseguir una caracterización muy cálida y pintoresca con unas pocas pinceladas. Por lo que llevo leído de Monica Dickens, puedo decir que creo que esa es su seña de identidad. Es una gran narradora, excelente ambientando y delinea con mucha perspicacia y cariño a sus personajes, a los que llena de defectos y virtudes.

***

Espero que estas líneas os hayan despertado la curiosidad por Mariana (ojalá tuviera más tiempo para hacer una entrada más profunda y tener su lectura más fresca), y si ya sois fans de este tipo de comfort reads y leéis en inglés, os animéis a buscar esta novela. Si por azares del destino algún editor llega hasta aquí, hay unos cuantos catálogos en los que creo que esta novela quedaría de lujo. Dadme una alegría.

Nos vemos en dos meses con una nueva entrega de esta iniciativa. Como siempre, gracias a los habituales y bienvenidos todos los que os estáis incorporando al blog. Estáis en vuestra casa.

Anuncios

3 comentarios en “Mariana (Adopta una autora: Monica Dickens)

  1. Holaaaa! jajaja entusiasta de Mónica Dickens presente!!
    Por fin saco un ratito para comentarte ^^
    Ya me había maravillado con Mónica en la entrada anterior al proyecto, me atrapó el espíritu inconformista e independiente que tiene, así que en esta entrada (que la esperaba ansiosa después de ponernos nos dientes largos en la presentación), lo has vuelto hacer!! Ya te dije en mi momento grupie por IG jajaja que me encantó el tono y la calidez y calidad literaria con la que nos hablas de ella!
    No sé si es porque ahora mismo estoy inmersa en “Nada” de Carmen Laforet y mientras leía tu reseña veía algunas similitudes de ambiente, del tipo de historia…o qué.., pero he conectado muchísimo con la historia de este libro, ya estoy buscando ejemplar para leerlo!
    Por cierto en mi biblioteca no hay nada de Mónica Dickens ¿te lo puedes creer? menos mal que está internete para solucionarlo, a ver si encuentro un ejemplar cuco xDD
    Por supuesto, me llevo el resto de recomendaciones lectoras que has dejado !
    Un besazo! ^^

    PD: ya me dirás qué te parece El Cuento de la Criada!!! la serie se estrena el 26 de Abril! #nervios !!

    Me gusta

    1. Pues respecto a Nada, me parece que este es bastante más optimista, aunque el de Laforet lo tengo a medias desde hace años, este año lo acabo seguro. Mi edición de Persephone está super bien y muy bien de precio, si te animas en inglés ya me dirás. Que no tengan nada en la biblio es normal, desde los 80 no se traduce ninguna novela suya (excepto las infantiles) ¡Ya va tocando recuperarla!
      Por cierto, te faltan los pompones XDDD. Besos

      Le gusta a 1 persona

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s