Una conversación con Margaret Atwood

La pasada semana, Margaret Atwood visitó brevemente Madrid por motivo de su nombramiento como Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid. La tarde anterior a la ceremonia se organizó una pequeña charla con la autora canadiense en el Círculo de Bellas Artes, a la que tuve la suerte de poder asistir. Se trató de una conversación de hora y media con Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá, moderada por Pilar Somacarrena, profesora de Filología Inglesa de la Universidad Autónoma y además, traductora de la poesía de Atwood.

No me voy a detenerme en más detalles sobre la autora, ni su extensa obra o su biografía. Sé que los habituales del blog la queréis tanto como yo, pero si aún no estáis familiarizados con ella, os ruego que corráis a vuestra biblioteca más cercana (seguramente tengáis allí más suerte que en una librería, ya que muchos de sus libros están tristemente descatalogados) y le pongáis solución.

***

La charla comenzó con una pregunta sobre el peso de la naturaleza y la ecología en la obra de la autora, y en concreto, en libros como la novela Resurgir o la colección de relatos Wilderness Tips, que exploran el deterioro del Canadá más pastoral en grandes núcleos urbanos colapsados. Atwood opina que ella puede contribuir a esta agenda ecológica con una doble visión: la de una escritora y la de una científica, ya que pudo haber sido bióloga si hubiera continuado con la senda familiar. Este doble acercamiento es lo que cree que ha hecho posible que obras como El cuento de la criada o la trilogía MaddAddam hayan predicho problemas del futuro. Recalcó que vivimos un momento en el cual todos esos vaticinios son ya una realidad. Por otra parte, aseguró que todo lo que tiene vida está ligado a de una forma u otra a la naturaleza, y que esta influye necesariamente en nuestra existencia, lo sepamos o no.

La siguiente cuestión giraba en torno a su faceta como escritora canadiense, y cómo combina esa parte de su obra con un éxito internacional que la ha hecho traspasar fronteras. Esta dualidad no parece preocupar mucho a Atwood, para la que lo local es siempre parte de algo más grande, momento que aprovechó para recordar con su característico sentido del humor que Canadá es muy grande y que perfectamente se podrían dejar caer otros países en Los Grandes Lagos. Las distancias largas son algo normal para ella. Después repasó algunos de los asuntos de actualidad de su país. Resaltó el  gran cambio vivido desde los años en los que ella estudiaba, momento en el que se enseñaba que eran una nación sin identidad, tradición literaria, mitología o fantasmas del pasado. Hoy (y también había en el pasado), hay gente recuperando todas esas historias, y pone por ejemplo los conflictos judiciales abiertos con los propietarios indígenas sobre los derechos sobre sus tierras, similares a la situación en Standing Rock en Estados Unidos. Y El que no debe ser nombrado —sus propias palabras— apareció por primera vez en la conversación.


Mi entrada sobre Alias Grace


Volviendo a su éxito internacional, pasaron a hablar sobre su capacidad para despertar sentimientos y enganchar con lectores de todas partes del mundo. Aquí Atwood respondió con una de las ideas que me pareció más estimulante de todo el encuentro. Considera que leer es una actividad muy individual a la vez que interactiva, que hace que el cerebro se active y se ilumine. Pero esto ocurre porque el lector aporta cosas al texto, es el músico que toca la partitura que ella ha escrito. Cada lector interpreta una pieza distinta, no habrá dos iguales. Por eso ella cree que lo más interesante es escuchar a los lectores, no tratar de generalizar sobre ellos. La reacción de estos dependerá de muchos factores: edad, género, capacidad económica, cuánto hayan leído a lo largo de su vida o qué libros conozcan ya. Atwood reconoce que no escribe libros sencillos. Ella construye sus obras a través de complejas capas de lenguaje, y esto facilita a su vez que haya muchas lecturas distintas, especialmente en obras traducidas o incluso en las censuradas. Se muestra encantada ante la posibilidad de no reconocer una de sus propias historias si esta le fuera descrita por un lector.

La siguiente pregunta vuelve a sus años de estudiante, en concreto a su estancia en Harvard y discuten brevemente sobre su afinidad con la literatura romántica (y El señor de los anillos, que se cuela entre sus favoritos). Comenta cómo se han recuperado montones de romances góticos, historias de fantasmas y otras obras canadienses anteriores al s. XIX. La autora recuerda como sus ancestros son también inmigrantes: puritanos, hugonotes, escoceses… Y bromea con que ella misma se ha prestado a solucionar estos huecos en la literatura canadiense con su propia obra. Aprovecha para mencionar algunas de sus autoras favoritas, convencida de que lo ha leído todo respecto a la ficción gótica escrita por mujeres. Destaca a las Brontë o Ann Radcliffe, pero sobre todo a Angela Carter y Jean Rhys. Se para a contar la historia detrás de la concepción del Ancho mar de los Sargazos y algunas otras anécdotas de una comida con Rhys que se pasaron hablando de ropa y shoppingueo vario.

Después de hablar de esta revisión de Jane Eyre, pasa a comentar sus propios retellings, como Penélope y las doce criadas. En primer lugar, la convencieron para participar en el proyecto antes de que se tomara su primer café de la mañana («this is important» asegura unas cuantas veces). Cuando comenzó a trabajar sufrió un bloqueo y desechó el mito que había seleccionado originalmente. Volvió a un momento de su adolescencia, ese en el que está leyendo La odisea y le parece tremendamente cruel que se ahorcaran a las doce criadas de Penélope. Pero, por supuesto, La odisea pertenece a la tradición oral, y es tan parte de la historia lo que Homero cuenta como lo que se deja fuera, así que también siguiendo la tradición griega, decidió que se abría la veda para escribir una comedia satírica desde el punto de vista de Penélope con un coro formado por hombres, que ofrecían un comentario totalmente antiheroico. Aprovecho para recomendaros a Penélope y las doce criadas, es divertidísima.

Margaret Atwood también habló de sus últimos trabajos más de actualidad. Habló de sus cameos hitchcockianos para las adaptaciones televisivas de El cuento de la criada y de Alias Grace, que se van a estrenar en breve. Tiene palabras de alabanza para la maravillosa Sarah Polley, que se ha encargado de todos los guiones de Alias Grace, y para el equipo de El cuento de la criada, serie de la que ha visto ya los tres primeros capítulos y que son estupendos. Añade llena de felicidad que seguramente nos destrozarán a todos.


Le llega el turno a su última novela publicada en español. Por último, el corazón es una distopía que aúna drama y humor ácido. Para Atwood, la ficción especulativa simplemente coge lo que está ya sucediendo y tan solo lo lleva un par de pasos hacia adelante, y desde ahí, observa cómo interactuarían las personas. Por ello, si queremos conocer el futuro, a quién primero hay que preguntar es a los escritores de ficción, antes que a cualquier persona de otra disciplina. También discute brevemente el porqué del reciente repunte en ventas de 1984 o el renovado interés en El cuento de la criada, algo que ella ya percibía antes de la victoria de ya sabéis quién o de que la novela fuera protagonista entre los signos exhibidos en las recientes Women’s March. Atwood asegura la gente elegirá cualquier puerta, incluida la de regímenes totalitarios o la renuncia a todo lo que es correcto, si es una opción en el nombre de la seguridad.

Por último, menciona brevemente su último libro publicado en inglés: Hag-Seed. De nuevo, se trata de un retelling, aquí de La tempestad, y asegura que no habría participado con ninguna otra obra de Shakespeare, ya que deseaba trabajar con Próspero, a quien considera un personaje muy ambiguo (eso, y que las palabrotas e insultos shakesperianos son muy divertidos). Nos enseña su novela gráfica, Angel Catbird, de la que ha traído un par de ejemplares. Atwood adelanta que está trabajando en la actualidad en una nueva colección de poemas, pero que es un proceso más largo ya que siempre escribe poesía a mano y no entiende bien su letra, y porque aunque considera que escribir es una parte inspiración y nueve de perseverancia, la poesía no es así. Tampoco se gana dinero con ella, a no ser que seas músico y luego puedas cantarla (la pulla de la tarde). Tras este comentario, recuerda con cariño a Leonard Cohen, del que parafrasea su línea favorita:

«I’ve seen the future [sic] and it is murder»


Mi reseña breve de El asesino ciego


El evento iba llegando a su fin con un breve turno de preguntas, del que resalto dos respuestas. La primera cuestión era sobre la influencia de la esclavitud en su obra, tema que trata en varios de sus libros, no solo en El cuento, sino también, por ejemplo, en Oryx y Crake. La escritora canadiense responde que la esclavitud está aún muy presente hoy en día, más de lo que nos gusta pensar, y que todo lo que pasa en El cuento de la criada está basado en hechos reales, cosas que han ocurrido en algún punto de la historia en algún lugar. Nada es inventado por ella, solo lo ha adaptado en su historia. Y otra pregunta que estoy segura de que os va a interesar a muchos: una estudiante de la Autónoma habla en representación de un grupo de estudiantes que se han juntado para leer obras escritas por mujeres, y la pide alguna recomendación, a ser posible, que no sean «muy canon». Las obras que Margaret Atwood sugirió son:

***

Y hasta aquí llegó la conversación. Fue una hora y media tremendamente interesante, no solo por el contenido sino porque Atwood es tan inteligente como divertida. No me decepcionó en lo más mínimo. Otro día os contaré como batí el record de quitarse el pijama y llegar al Círculo de Bellas Artes en cero coma para pillar sitio. De momento, os dejo con mi parte favorita. Aquí tenéis a Margaret firmando libros (a pesar del largo viaje del que venía firmó, charló con los lectores y posó para fotos) y una bloguera feliz que la pudo saludar y dar las gracias por su maravillosos libros, posando con su ejemplar firmado.

 ⇒ Más sobre Margaret Atwood en Ajuste de letras. #AdoptaUnaAutora

Anuncios

8 comentarios en “Una conversación con Margaret Atwood

  1. Sabes que si hubiera un botón de ME SUPER ENCANTA CON CONFETI le daría a ese en lugar de al “me gusta” (tengo que hablar con wordpress…)
    Me he emocionado muchísimo leyéndote, lo hice a través del móvil y no podido evitar encender el ordenador sólo para escribirte!!! (fangirl total)
    Creo que esta visita fugaz no ha podido tener mejor representación que tú! Me presentaste a esta maravilla de escritora con tu reseña de Alias Grace, y de corazón te digo que no puedo estar más agradecida!!! *la achucha* No me canso de descubrirla y compartirla y de aprender con sus libros…
    Me ha gustado todo lo que has contado, no sé con qué quedarme (puntazo para la “Puyita Nobel”, por cierto jijijij) y he podido imaginarme la sensación de estar sentada en el Círculo de Bellas Artes escuchando a nuestra querida Margaret con esa mirada pícara e inteligente que tiene.
    Qué emoción! esto es como la teoría que explica que estamos a siete grados de Kevin Bacon, yo ahora estoy a sólo un grado de Margaret Atwood y mola mucho jajajajajjaaj (en serio me tienes que ver ahora mismo parece mi cumpleaños! xDD)
    Sólo me queda darte las gracias por regalarnos este reportaje taaan especial de esta visita, ha sido perfecto!!
    Un besazo ^^

    PD: yo hubiera ido hasta en pijama, pantuflas y moño en lo alto xDD

    Le gusta a 1 persona

    1. Ayy, mira que tú encendiendo el ordenador y yo aquí sin mirar los comentarios ni nada, muy muy mal.
      No sabes lo que me he reído con los grados de Kevin Bacon, me alegra conectaros a todos con la Atwood XDDDD. Este mes me toca El cuento de la criada, que quiero leerlo antes de la serie. Tiene delito que sea una atwoodóloga y aún no lo ha haya leído 😛 ¡¡¡Besos!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué maravilla de post! Y qué bien has sabido transmitir la humildad y genialidad de esta gran mujer. Leyéndote me he sentido tan cercana a ella como si hubiese estado allí, apoyada contra la pared, luchando por tomar notas y al mismo tiempo no perderme ninguno de sus gestos. Parece una mujer muy cercana y afable lo cual resulta curioso dado su gran éxito y reconocimiento a todos los niveles. Vamos, que si ya era fan de ella ahora caigo rendida a sus pies. Sólo me queda esperar a que Eibi82 y tú montéis el club de fans para unirme a vosotras pancarta en mano jajaja.
    Muchas gracias por compartir esa experiencia con sprint incluido.
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Muchísimas gracias por compartir el encuentro con Atwood con los que no pudimos estar. Así nos llevamos un trocito reciente de esta escritora. Es tan sabia que cualquier cosa que diga ya es para ponerle un monumento. Tengo ganas de leer Hag-seed porque después de lo que hizo con Penélope queda claro que es tan buen reescribiendo que supera al original.
    Hace años visitó mi Facultad; entonces solo había leído Alias Grace y algunos poemas pero ya me dejó enganchada de por vida. Justo tenemos el mismo libro firmado: no hay tesoro mayor 🙂
    Espero que para su próxima visita ya tengamos el club de fans montado y le hagamos un recibimiento con pancartas (yo creo que me voy a hacer la camiseta de “Nolite te bastardes…)

    ¡Muchas gracias!

    Pd. Esa lista de recomendaciones es para enmarcar 🙂

    Me gusta

    1. Muchas gracias a ti por comentar 🙂 Me alegro de que os haya gustado. Mi edición horrible de Alias Grace es ahora toda una joya. ¡La lista es fantástica! Por cierto, me ha encantado (pero que mucho) Tea Rooms, a ver si saco tiempo para una minientrada
      ¡Besos!

      Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s