Pequeña guía de cine clásico III: La mujer pantera

Seguro que este fin de semana muchos de mis lectores ya estáis planeando algún tipo de maratón de cine de terror para celebrar Halloween. Gracias a esta circunstancia, no podía dejar pasar la posibilidad de hablaros de uno de mis estudios, director y película favorita. No soy una gran conocedora del terror actual, pero adoro este tipo de producciones que brevemente vamos a explorar a continuación, y espero contagiaros un poco de este entusiasmo y conseguir que os acerquéis a la obra de estos autores. Son un cachito de historia del cine con mayúsculas.

Así pues, en la tercera entrega de mi modesta pequeña guía de cine clásico, hoy tenemos a La mujer pantera (Jacques Tourneur, 1942). Pero veamos un poco de contexto antes de conocer a la joven felina.

cat people

Estamos en el Hollywood de comienzos de los años 40, en casa de un estudio algo en apuros, la RKO. Este estudio era una de las cinco grandes majors que dominaron la industria del cine clásico (más o menos esta etapa se considera que va de los años 20 hasta principio de los 60) mediante un sistema de producción exhaustiva en cadena, que creaba y exprimía a sus grandes estrellas con larguísimos y extenuantes contratos, empleaba directores que en principio solo estaban al servicio del producto y controlando no solo dicha producción, sino que distribuían y exhibían ellos mismos sus películas. Un monopolio total. La RKO había sobrevivido en los años 30 con los beneficios de los musicales de Fred Astaire y Ginger Rogers, pero tampoco les iba muy bien, gracias al tremendo fracaso en taquilla de La fiera de mi niña y Ciudadano Kane. Visto en retrospectiva, increíble, ¿verdad? (tal vez os hable de sus especiales circunstancias otro día…) Pero volviendo a la RKO, era claro que no podían competir en ese momento con los otros estudios. Así que una de las soluciones que encontraron estuvo inspirada en el brutal éxito de las películas de monstruos de la Universal años antes (un estudio entre minor y major, uno de los The Little 3). Frankenstein, Dracula y demás amigos habían hecho mucho dinero y al público le gustaba el terror. Y lo que le gustaba al público era lo que los estudios hacían.

rkoAsí pues, manos a la obra. Crearon una subdivisión solo para cine de terror, producciones de serie B de Barato (costaban la mitad de una producción normal). Se rodaban como churros y era un material de bajo coste que rellenaba las sesiones en sus cines y encima, con beneficios. Insisto en todas estas circunstancias porque es fundamental recordar que la serie B no es un género, ni un estilo o un movimiento, es solo una forma de producir, aunque ahora puede que asociemos esa etiqueta a producciones de baja calidad pero de gran divertimiento y encanto macarra. Tal vez por ello os sorprenda la tremenda calidad de la factura en estas películas y ver producciones de la RKO tan bien consideradas críticamente. Pensad que a menor presupuesto, menor control de los jefes y más riesgos a tomar. O al menos, más resquicios para salirse de los valores más extendidos y seguros, subvertirlos y explorar otros problemas ocultos de la sociedad. Esto es algo ya inherente a la propia naturaleza del género del terror, que crea mitos para expresar miedos o deseos prohibidos a la vez que serve de espejo a las partes de la naturaleza humana más inquietantes. Las condiciones y las posibilidades del género ya estaban ahí, pero era necesario que un genio como Val Lewton fuera el responsable de esta división de la RKO para conseguir semejante éxito.

lewton-10Val Lewton, antes de fichar por la RKO, había hecho un poco de todo. En principio, era ayudante de David O. Selznick (El Productor, por aquel entonces), pero este no le valoraba en absoluto (dice la leyenda que el bueno de Val es el que propuso el famosísimo supertravelín de Lo que el viento se llevó). También era escritor en secreto de novelas pulp, o más bien lo que hoy llamamos «erótica» o casi que «bestsellers». Lewton era ruso, nació en la actual Ucrania, y creció con mitos de su cultura, una sensibilidad distinta a sus compañeros americanos y sobre todo, una fuerte creencia y fascinación por todo lo sobrenatural. Todas las películas que produjo y escribió giran en torno a la posibilidad de un horror latente, algo extraño, salvaje e incontrolable, que marca el destino de unos personajes que viven en nuestra sociedad, rodeados de todo lo que es normal y cotidiano. Y lo hace con una grandísima sutileza. Su primer mandamiento era no mostrar: cuanto menos vemos, más creemos, y encima imaginamos lo peor. En sus propias palabras:

“Our formula is simple,” Lewton told an interviewer. “A love story, three scenes of suggested horror and one of actual violence. Fadeout. It’s all over in 70 minutes.” (Fuente).

val lewton movies

♦♦♦

Pues bien, si esta triple combinación ganadora de circunstancias de producción, más características del género y talento del productor era ya un sueño, hay que añadir que Val encontró la orna a su zapato con el director perfecto: Jacques Tourneur. Lo primero, quiero dejar constancia de que amo a Tourneur. Es exquisito. Con esta declaración de intenciones encima de la mesa, me siento algo más preparada para hablar de esta primera etapa de su carrera.

tourneurTourneur era un director francés que trabajó toda su carrera en Hollywood y es uno de los grandes autores del sistema clásico, tanto por su primera etapa en esta subdivisión como con grandes producciones de la RKO como Retorno al pasado, en mi modesta opinión, el canon del noir. Se hizo un nombre con sus películas con un halo de misterio y esoterismo, thrillers sobrenaturales fatalistas, historias muy sofisticadas que no buscan el shock, sino el estudio de lo paranormal o la psicología oculta de sus personajes. Para ello estaba especialmente dotado, ya que es el gran maestro de la luz y la sombra. Su puesta en escena y recursos expresionistas son perfectos para expresar miedos y deseos violentos tan perturbadores como aquellos que se tratan en La mujer pantera, la película a la que finalmente hemos llegado.

cat people

En Cat People, Irene (la angelical Simone Simon, que tiene el nombre artístico de mis sueños y un peinado con el que me iría al otro mundo) es una joven serbia algo extraña. Es muy bella, encantadora, y totalmente adorable, pero se mantiene a distancia de todo el mundo hasta que conoce a Oliver, el joven norteamericano más típico y soso de la ciudad, de quien se enamora y acaba cansándose. Sin embargo, vive aterrada ante la perspectiva de consumar el matrimonio, ya que procede de un pueblo que tiene una leyenda: un grupo de brujas satánicas se establecieron allí huyendo del rey que las perseguía, y las mujeres de ese pueblo ahora han heredado su diabólico espíritu. Por ello, cuando están muy excitadas, ya sea sexualmente o por los celos o la cólera, se transforman en unos gatos gigantes, salvajes e incontrolables. Ahora decidme que no es una premisa apetecible donde las haya y nótese el uso de la negrita para convenceros. Bien, esta leyenda persigue y aterroriza a Irene, pero, ¿hasta que punto es real o es un producto de su mente, obsesionada hasta la locura?

cat people

No quiero entrar en mucho detalle sobre la película, porque esta entrada ya es más larga que la misma (apenas dura 70 minutos, otra seña de la obra de Lewton). Solo añadir que estéis atentos al uso del sonido, otro de los elementos más explotados en el cine de terror, y aquí tan depurado como terrorífico. Da mucho más miedo el silencio y unos tacones en la calle que cualquier otro efecto que podáis imaginar.

Os aseguro que es una película no solo entretenidísima y visualmentemente espectacular, sino que es de obligado visionado por lo icónica que es. Ha tenido secuelas, remakes, menciones en libros como El beso de la mujer araña de Manuel Puig (recomendadísimo, por cierto), canciones de Bowie… y es además perfecta tanto como para aquellos que les guste el cine de terror como para los que tienen cero tolerancia a la casquería o los sustos repentinos. Por favor, no me hagáis poner un gif de gatitos para induciros a verla…

Anuncios

7 comentarios en “Pequeña guía de cine clásico III: La mujer pantera

  1. jajajaja a mí ya me has convencido, pero quiero un gif de gatitos, pleaseeeee! xDD
    Mi hermana y yo, todos los Halloween hacemos noche temática de pelis de miedo, (nunca falta “El Retorno de las Brujas” of course), como esta no la hemos visto, la incluiré en cartelera que pinta muuuy bien y siendo fan total del cine clásico, me gustará fijo, además tus recomendaciones nunca defraudan así que el éxito está más que asegurado!!!
    Una reseña de 10, Cris!!!
    Feliz domingo!
    Bsotes!

    Me gusta

  2. Aquí otro fan-fatal de Tourneur que se ha enamorado también de tu entrada, la cual es muy enriquecedora. Una película imprescindible de visión obligatoria. Más ahora con la excusa de Halloween.

    Y que los amantes del noir no se olviden de Out of the Past (Retorno al pasado), otra imprescindible.

    Mi más sincera enhorabuena. Perderse por tu blog es uno de los grandes placeres que ofrece internet.

    Me gusta

  3. La ví hace un año y recuerdo quedarme con la sensación de que me había fascinado por completo. Sin grandes efectos especiales, consiguen crear una atmósfera de inquietud que va in crescendo. Y no cuento nada más porque no quiero destriparla. Me encantó, igual que tu entrada.

    Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s