Estación once

Me he pasado estos últimos días de Semana Santa sumergida en un universo particular, disfrutando de una novela que me ha gustado un montón. Me ha sorprendido. Su tono y su forma de narrar han enganchado conmigo de una forma especial. Creo que tiene una sensibilidad muy cercana a la mía, o tal vez siendo más realista, me ha ofrecido algo que no podía evitar disfrutar, así que tal vez sea incluso menos objetiva de lo habitual. También me ha enfadado un poco, ya que querría que fuera perfecta y obviamente no lo es, y encima, ha tenido la desfachatez de acabar cuando lo nuestro aún estaba empezando. Así que me enfrento a esta entrada con la disposición de trasladar algo de su encanto y su atmósfera, en vez de centrarme en lo que exactamente es.

estación once

Dicho esto, voy a empezar con lo que no es. Estación Once no es una novela postapocalíptica sobre los efectos de un devastador virus que merma la población mundial hasta que queda tan solo un 1% de «afortunados» supervivientes. Que nadie busque un ritmo trepidante en un nuevo mundo sorprendente, con ese tono lúgubre y violento que se encuentra en obras con La carretera o Ensayo sobre la ceguera y que ya casi parece darse por sentado cuando la sinopsis nos coloca en estas situaciones. Este es un libro que no quiere jugar en esa liga, solo contar una historia humana de una forma aparentemente sencilla. Aquí tenemos un examen sobre la esencia de lo que es ser humano, como protegemos ese espíritu y le damos forma con las redes que nos unen a los demás. Es una exploración de unos personajes a los que les queda solo la belleza de las cosas pequeñas, puesta en escena en este lugar donde ya no queda nada que distraiga y todo es supervivencia. En su mundo solo queda preocuparse por lo que realmente importa, pero a la vez siempre mantiene un pie en un pasado que parecía imposible perder y un futuro que a pesar de ser terrible, no parece dar tanto miedo. Y aún así, sobrevivir no es suficiente. Esa existencia necesita otros espacios en los que expresarse, ya sea un teatro aquí o en el fin del mundo, un cómic o unas cartas a un amigo que nunca contesta.

Como os decía, Estación Once es un libro intimista que busca estdesnudar a sus personajes, dejando su vida y sus decisiones en manos del lector, de una forma reposada e incluso apacible. Sus armas son un tremendo dominio de varias líneas argumentales que funcionan en décadas distintas pero de forma paralela, casi como círculos concéntricos que unen a sus personajes. Es una historia que no quiere avanzar ya que la humanidad ha quedado en suspensión tras el suceso que desencadena el cataclismo. Por mucho que el cambio es inevitable y una de las pocas cosas que tenemos segura en la vida, tampoco podemos desembarazarnos de la memoria. De la misma manera que se estructura de esta forma natural a su planteamiento, hay algo de esta sensibilidad en la prosa. La autora tiene un estilo en el que se combina lo sencillo con largas descripciones que fluyen en una especie de efecto cascada que me ha parecido eficaz y atractivo. La prosa no es una protagonista obvia, pero contribuye a darle esa personalidad especial a la novela. Por último, no quiero entrar en detalle sobre sus personajes porque es lo que importa en todo esto y preferiría que descubrierais su red por vosotros mismos, pero cuando decía que no es perfecta había algo de que uno de ellos es un poco cliché y otro esté poco desarrollado para mi gusto. A mí el cuerpo me pedía unas cincuenta páginas más. Pero supongo que esto es algo positivo.

poem

♦♦♦

Estación Once es una de las novelas que más me ha gustado de lo que llevamos de año. Yo la leí en inglés, así que no os puedo decir nada de la traducción, excepto que aquí la tenemos publicada por Kailas Editorial. Si ya la habéis leído, no dudéis en dejarme un comentario, creo que es un libro de lo que en general va a gustar pero por distintas razones y tengo ganas de conocer vuestras impresiones. ¿Qué me decís?

P.D. Soy un poco pezuñas y tengo tendencia a darle a «publicar» en vez de «guardar borrador». Mis excusas a aquellos a los que os llegaran mails y distintas notificaciones antes de que la entrada estuviera lista. Cosas del directo.

Anuncios

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s