Pequeña guía de cine clásico II. Bola de fuego

Me temblaban los dedos de las ganas de escribir sobre uno de los subgéneros que más me gustan junto a todo lo remotamente noir: la screwball comedy. Y es que este tipo particular de comedia tiene mucha culpa de que me interesara por el cine clásico. Eran varias sus pelis candidatas a ocupar esta humilde guía, pero realmente solo quería hablar de una: Bola de fuego. Puedo argumentar que es la elegida por sus participantes, porque es menos conocida y un poco más moderna que otras que barajaba, pero la realidad es que la vi hace poco y me dejó enamorada. Admito haberme pasado varios días gritando «¡boogie!» de forma aleatoria y realizando tentativas de conga por el pasillo. El efecto Stanwyck es real.

ball of fire

La screwball tuvo su apogeo en la segunda mitad de los 30 y los primeros años 40. Es propia del cine norteamericano, y está caracterizada por unas tramas imposibles y unos diálogos muy agudos que los actores sirven a la mayor velocidad humanamente posible. Hacer reír era algo muy importante en plena Gran depresión, y había que hacerlo de forma extra ingeniosa, ya que había que sortear la censura impuesta en el código Hays tras los primeros talkies de la era Pre-Code, que aprovechaban las nuevas posibilidades del sonoro en situaciones demasiado atrevidas (en opinión de los guardianes de la moralidad de turno). Los temas principales suelen ser los enredos amorosos (los diálogos son muy picarones, de dos rombos pero leyendo entre líneas); tramas nupciales entre dos personajes totalmente contrarios; secretos e identidades confundidas y otros líos ridículos normalmente propios de las clases pudientes. Repito, todo muy sexy sin que se vea ni se diga nada de forma explícita. Bebe de elementos propios de las comedias anteriores, con gags más físicos típicos del slapstick. Y además, la comicidad también está en unos los personajes femeninos que tenían una independencia y una desenvoltura que descolocaba a los masculinos, desafiando roles frase a frase. Aunque solo seáis parte de una audiencia ocasional del cine clásico, seguro que si os menciono a Katharine Hepburn en La fiera de mi niña o Historias de Filadelfia os hacéis una idea de todo lo que os he contado.

boogie2Vale, esto está muy bien, pero ¿de qué estamos hablando aquí?. Bola de fuego de una comedia de 1941, dirigida por Howard Hawks, escrita por Charles Brackett y Billy Wilder, sobre un despistado y achuchable experto en gramática, Bertram Potts (o Pottsy, interpretado por un adorable Gary Cooper), que lleva unos cuantos años encerrado en casa con otros siete académicos trasnochados trabajando bajo pedido en una respuesta a la Encyclopedia Britannica, ya que esta no daba la suficiente cancha al padre de su benefactora. Si no sales en una enciclopedia, pues te encargas otra a medida. Pottsy descubre que lleva tanto tiempo entre libros que es incapaz de entender la jerga de la calle y sale a ver el mundo. Su valiente investigación de lo real le lleva a un bar donde actúa la señorita Sugarpuss O’Shea (La Stanwyck), una cantante y bailarina de cabaret con un original dominio de la lengua inglesa, es el sujeto perfecto para sus investigaciones lingüísticas. Sugarpuss acepta colaborar, no por su interés en la sociolingüística, sino porque es la novia del jefe de la mafia, Joe Lilac, y cierto lío con un pijama y un asesinato hace que la policía ande detrás de ella y encima, Lilac, el gánster que solo viste de lila, se quiera casar con ella para que no pueda testificar en su contra. Se me olvidaba decir que, aparentemente, la historia está inspirada en Blancanieves y los siete enanitos.

Os decía que había elegido esta película (a parte de por mis ganas de hacerle mil capturas de pantalla) por sus participantes. Empezando por los creadores de la historia, tenemos a Billy Wilder. Antes de dirigir algunas de las mejores películas de todos los tiempos (como Perdición, que de nuevo le uniría con La Stanwyck y dándonos una de las femmes fatales más icónicas posibles), ya escribió alguna de ellas. En esta etapa, se había ganado un nombre con su pareja de baile Brackett por el guión de una de las screwball más famosas: Ninotchka, dirigida por el maestro del género, Ernest Lubitsch (el mismo del toque Lubitsch, y su Ser o no ser es una de las películas que hizo que esté aquí hablando de todo esto).

Aquí tras la cámara estaba Howard Hawks. Uno de los nombres más importantes del Hollywood clásico, responsable de algunas de las comedias que ya he citado como La fiera de mi niña, y muchas otras que no (desde las primeras screwball a comedias en Technicolor como Los caballeros las prefieren rubias), películas que fundaron géneros como Scarface, o algunos de los westerns más influyentes, y que juntó a Humphrey y a Lauren por primera vez en una pantalla. Le tenemos mucho que agradecer.

barbaraY por último, la estrella entre las estrellas. Barbara Stanwyck es una fuerza de la naturaleza, una energía y un brillo en los ojos de eterna estrella y un talento brutal. Esta es su película, de la misma manera que se adueñaba de cualquier pantalla por la que pasaba. Sugarpuss es la Bola de fuego que da título a esta película.

Así que tenemos una divertídisima historia llena de dobles sentidos (tanto que el propio estudio del lenguaje es la excusa sobre la que se monta todo el lío), tensión sexual, roles intercambiados y un grupo de profesores que acaban enfrentándose a la mafia con el poder de un telescopio y un manual de boxeo, mientras aprenden a diferenciar la polca de la conga. Puede que algunos de sus gags, por los estereotipos sobre los que funcionan estén un pelín trillados, pero no me cabe duda de que Bola de fuego tiene un algo chispeante y único. Y puede que la censura ayudara involuntariamente a ello. Las sutiles formas de saltársela confiando en la inteligencia del espectador, que puede y sabe reconocer y conectar los distintos códigos que los propios géneros originan, es lo que hace que me interese mucho más el cine clásico que las apuestas más infantilistas comerciales que hoy en día tenemos. Sí, generalizo mucho y me voy muy por las ramas, pero mi objetivo es venderos el cine clásico, no pretendo ser objetiva.

12565535_1148006478552359_1406178372428088309_n

Si habías visto ya Bola de fuego, no dudéis en dejarme en comentario con vuestras impresiones, y si no, siempre estoy abierta para discutir vuestras comedias screwball favoritas o cualquier otro tipo de comedia de cualquier época.

Anuncios

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s