Qué verde era mi valle

«Cúan verde, verde y brillante al sol, era mi Valle aquel día».

Había leído en varias ocasiones que Qué verde era mi valle (Richard Llewellyn, 1939) era el Mujercitas para chicos (vayan ustedes a saber qué significa eso). No estoy muy convencida de esa etiqueta. Lo que yo os diría es que es una nostálgica carta de amor a la memoria de una vieja Gales minera, verde en la superficie pero negra y destrozada por dentro, y a sus humildes habitantes, familias capaces de sobrevivir a cualquier cosa pero condenadas a desentenderse en tiempos de miseria y cambio. Familia solo hay una, y como los Morgan, pocas.

que verde era mi valle

Creo que debéis saber de entrada que le he encontrado algún pero al libro, en momentos me pareció que se había quedado algo anticuado, es un pelín moralista y habría preferido un narrador que ofreciera algo más de claridad de ideas, ya que ciertas reflexiones se me quedan perdidas entre sus emociones. Aunque, en ese caso, tendríamos otro libro. Así que con lo negativo ya sobre la mesa, confieso lo mucho que disfruto de este tipo de historias, aquí con 665 páginas en las que vivo con la familia Morgan: como con ellos, canto y asisto a la capilla, sufro con los golpes que se llevan y los errores que comenten, me emociono con su valor (con esto mucho, hay un incidente en el primer tercio del libro que me tuvo literalmente pegada a sus páginas, creo que ni respiré). Maldigo el tiempo que obliga a su narrador, Huw, a crecer y no poder disfrutar de ese verde valle para siempre. Huw es un pequeño héroe de lo cotidiano que respeta el silencio en las comidas porque la cocina de su madre es sagrada, se enfurece ante aquellos que no lo quieren sacar de su ignorancia con unas pocas palabras, o con los que son los encargados de enseñarle pero vuelcan toda la crueldad del mundo en los más débiles, comprende que los besos son extraños porque mezclan tontería y tragedia, y deja que se le enfríe todos los días el té para salir a saludar a su hermanita que tira camino arriba por el valle.

«¡Valle mío, oh Valle mío, te tengo dentro, y en ti viviré eternamente! ¡Que la muerte, o algo peor, hiera esta mente y ciegue estos ojos si se te olvidan mi pensamiento o mi vista!».

A parte de los elementos típicos de una buena saga familiar, he disfrutado mucho leyendo una historia victoriana en otro espacio y esfera a los que acostumbro. No hay líos de clases o los espacios urbanos industrializados y masificados típicos de la época, solo hay un lugar lejano y algo violento, con sus propias leyes, lengua (qué interesante la defensa del galés en la educación) y costumbres. Pero este tan espacio tan idílico como brutal queda tocado de muerte por la mano de la industrialización, la escoria que sale de las minas y se come los parajes en los que con tanto amor se ha vivido. Asistimos con los Morgan a los comienzos de las organizaciones sindicales, la inmigración, un nuevo ritmo de producción incompatible con ese verde espacio que ya solo está a salvo en la memoria de nuestro protagonista, que llora por sus valles a la vez que brinda en el jubileo de la Reina.

La estantería de Huw.
La estantería de Huw

Otra cosa a destacar es la belleza de la prosa, muy descriptiva, llena de detalle y sentimiento. Puede parecer algo cursi, pero yo me alegro de leer unas frases que no se cortan en ensalzar aquello que se ama. Y es un escenario increíble para momentos tan impactantes como las revelaciones de Huw, al que el mundo de las personas se le abre solo cuando puede escapar un poco de él, y como le decía su padre, respirar aire fresco, que no hay mal que no cure.

Por último, y aunque este sea un universo muy masculino, hay que destacar el papelHow Green Was My Valley 1941 720p BRRip x264 aac vice.mp4_20160101_162203.638 de las mujeres, ya que así lo hace el autor. Beth, Bron y Angharad son la fuerza que mueven la familia y sufren en silencio, y el objeto de no poca confusión por parte de nuestro protagonista. En su construcción y papel en la historia se mezclan los roles de género de la época con una visión algo mística y anticuada de la feminidad, una especie de «angel of the house» rústico. Pero creo que en cierta medida, el autor sabe reconocer la injusticia y limitaciones que marcan sus vidas en palabras como estas:

verde

Así que si os gustan las sagas familiares tanto como a mí, buscáis una lectura que os sumerja en otras épocas y espacios, y estáis dispuestos a pasar por alto que esté un pelín pasada de moda tanto en pensamiento como ejecución, os lo recomiendo. Y lástima también de traducción, había algo poco natural en algunos giros.

Y por último, si me permitís una pregunta literaria algo cotilla, ¿cuál es vuestra familia literaria favorita?

Anuncios

12 comentarios en “Qué verde era mi valle

  1. Diría que mi familia literaria sin duda alguna son los Buendía de 100 Años de Soledad y que sinceramente has despertado mi curiosidad con este libro, además tiene película, no?

    Me gusta

    1. Sí, tiene película. Y no está mal, aunque para mi gusto se centra demasiado en los personajes masculinos y se salta algunas de las cosas que más me han gustado, pero es una buena peli.
      Cien años de soledad es uno de mis eternos pendientes, me olvidé de él en la entrada de propósitos.

      Me gusta

  2. Recomendó ese libro una profesora de Derecho Civil, en la Universidad. No lo leí, claro. ¿Derecho civil fuera de clase? ¡Qué coñazo! Pero. Me equivoqué. Me pasa mucho.

    Mi familia literaria favorita… Los Buendía he leído por ahí arriba. Aunque si tengo que ser sincera y no pretender ser culta… ¡Los Weasley!

    Me gusta

    1. Jajajaja me parto con Los Weasley, para que ibas a intentar engañarme. Es un buen libro, no acabo de entender porqué lo eligió tu profe, pero es que yo de Derecho Civil como que no entiendo mucho.

      Me gusta

  3. Últimamente me llama mucho este rollo familiar, sobre todo en películas, porque ofrece tramas distintas y con mucha fluidez, sobre todo si se van cohesionando bien…
    Mi familia literaria favorita podría ser los Frankenstein, que aunque la historia se centro en Víctor me resultan muy curiosas las personalidades de su padre y sus hermanos .
    ¡Un besito!

    Me gusta

  4. Ay. Otro más pa la lista. Voy a tener que replantearme seriamente lo de venir por aquí a cotillear (bueno, no). Como enamorado empedernido de las sagas familiares que soy, he de decir que gustan mucho la temática y la ambientación que proponen la novela. Deberías leer Los políglotas, por cierto, a ver si te gusta tanto como a mí 😛 Besos!

    Me gusta

  5. ¡Hola! No sabía que había libro >.< De hecho, no conocía Qué verde era mi valle hasta el año pasado. Mi profesora de Historia me dijo que la viera para hacer un trabajo y enlazarlo con la Revolución Industrial, y me pareció una tortura cuando me lo propuso, pero luego me gustó bastante.
    Dices que el libro está mejor, así que me lo apunto, porque coincido en que la peli se centra POR COMPLETO en la parte "masculina", y eso me ¿molestó? un poco.

    Gracias por la reco. Un besín. ^^

    Me gusta

    1. Hola Clara y bienvenida. Sí, hay libro, y es mejor que la peli, en mi humilde opinión, se deja las cosas más interesantes en el tintero, aunque está muy bien dirigida.
      Espero que el trabajo no te quitara las ganas de leerlo 😛

      Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s