Hunger Makes Me A Modern Girl

Es muy curioso acercarse a un libro como un fan y encontrarse una historia sobre lo importante que puede acabar siendo algo así de normal, que no es más que querer tanto algo que se convierte en la mejor de las herramientas para presentarse ante el mundo. Y es que incluso antes de conocerse a uno mismo, te da un lugar seguro en el que crecer y disfrutar. Que sirva esto como aviso de que yo soy muy fan de Sleater-Kinney, no voy a ser objetiva con mis palabras. Era mi lanzamiento más esperado del año, me ha gustado mucho y no voy a ser capaz de hacerle justicia, ni sé si para bien o para mal.

hunger makes me a modern girl

Carrie Brownstein es un tercio de Sleater-Kinney, una de las grandes bandas de rock de las últimas décadas (lo digo yo y lo dice Eddie Vedder, que las compara con los Rolling), gracias a la cual muchas jóvenes escucharon canciones con un mensaje y una energía en las que por fin reconocerse. Es el caso de Modern Girl, de la que sale la línea que da titulo a este libro. Carrie dice en el primer capítulo que esta es la historia de cómo creó un territorio que fuera algo más que un archipiélago de identidades, un lugar firme al que pertenecer. Este libro podría ser uno más escrito por un famosete citando anécdotas y conocidos como el que no quiere la cosa, pero ella decide hablar de cosas que importan, a la vez que repasa su camino en Sleater-Kinney.

Como decía, son muchos los detalles que proporciona de sus vivencias en la banda desde el principio hasta el parón tras The Woods (mi disco favorito de ellas), pero lo que más me ha gustado es la parte más humana y universal, en la que creo que cualquiera nos podemos identificar aunque no conozcamos su trayectoria profesional. Carrie nos cuenta que de pequeña estaba obsesionada con viejos iconos del pasado, canciones de otra era y películas en blanco y negro, no porque así pudiera imaginar que tenía otra vida, sino porque no tenía que existir en el aquí y el ahora. También nos habla de lo importante que fue en la adolescencia adoptar cierto look para huir de sí misma, pero también para sentirse con una valentía y una seguridad que no tenía. Pero más adelante también reflexiona sobre lo absurdo del elitismo que estas identidades crean, como si algo secreto muy guay les perteneciera a unos pocos, en vez de ser una cultura inclusiva para todos los que se sienten en los margenes de la sociedad. Dice que al actuar delante de un público no se siente más a gusto en su propia piel, pero descubrió que ese momento en sí mismo es como crear tu propio aire para respirar. A partir de aquí, cree que el éxito no ayuda, que hace falta un poco de peligro para crear y nunca sentirse cómodo, y además, al ser mujeres hablando de su propia experiencia, siempre se sentían observadas, objetivizadas y metidas en esa categoría especial de mujer-artista. Para ellas ha sido imposible desligar quiénes son de lo que hacen, de forma que no han tenido derecho ni a mantener en privado su sexualidad.

Sí, tiene un par de cosas que decir.

Sé que habrá quien me lea y desconozca su figura o los grupos antecesores del movimiento Riot Grrrl y piensen que no van a disfrutar del libro. O gente que se haya enganchado este año a ellas tras su tan esperado retorno, o conozca a Carrie por Portlandia, y no estén muy interesados en los orígenes. En ese caso suelo puedo decir que a mí me ha parecido un libro brillante, pero claro, tal vez os habla la cantidad de veces que las he escuchado. La prosa es de calidad, Carrie puede escribir bien y bonito, el estilo es cercano y honesto, hay humildad y valentía. Da la sensación de ser una mujer inteligente que nunca ha dejado de tener los pies en la tierra por muy insegura y perdida que se sintiera. Es una más, con sus problemas de espalda (te entiendo, amiga) y su tendencia por elegir modelitos business casual un tanto formales para subirse a un escenario a pegar berridos y guitarrazos.

Además, dice que la vida de gira no es tanto de fiesta salvaje como de mantita y libro en el hotel tras el concierto. Cómo no la vamos a querer.

Anuncios

7 comentarios en “Hunger Makes Me A Modern Girl

  1. ¡Hola!
    No me mates, pero no conocía al grupo. Pero quiero ponerle remedio. Ahora voy a YouTube a ver cómo suenan. Me gusten o no, eso es otro tema. El libro parece muy interesante teniendo en cuenta su vida profesional o no. No me importaría leerlo, eso te lo digo. Y más después de haber leído los fragmentos que has puesto 🙂
    Un beso!

    Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s