Colegiala

Colegiala, de Osamu Dazai, es una colección de catorce relatos, publicados en las décadas de los 30 y los 40, aquí recopilados por Impedimenta. Dazai nos ofrece unos pequeños retazos cotidianos de la vida de las mujeres en esta época, narrados con gran naturalismo y de forma sencilla e íntima. Esta lectura corresponde con la  de este mes de septiembre; un pequeño club que la mayoría de habituales ya conocéis, y si no, aquí os remito.

colegiala osamu dazai

Unos de los relatos comienza con un sencillo “al igual que una persona cuya alma ha huido de su cuerpo, mi marido salió por la puerta de casa sin hacer ningún ruido”. De forma parecida funcionan estos relatos, que calan sin estridencias. Todos están protagonizados por mujeres, y en la contraportada los editores nos presentan un libro sobre el universo femenino y sus contradicciones. Lo primero que a mí me llamó la atención tras leer un par de relatos no son tanto dichas contradicciones, si no la implacable presencia de una misoginia interiorizada. De hecho, me costaba mucho superar frases tan manidas y aún tan presentes como “las mujeres son malas”, “las mujeres son vanidosas” o “las mujeres son mentirosas”. Por supuesto, todos conocemos las características de la sociedad nipona y más aún en la época donde transcurren las historias, pero yo personalmente catalogaría estas viñetas como historias de odio a la feminidad exigida, y de fractura más que de contradicción.

Todas las narradoras hablan de ansiedad, confusión, infelicidad. La distinción entre público y privado es aún más acuciada, porque no encontramos solo dos espacios de acción, si no que hay que sumarle lo íntimo. Están los roles de género y las estrictas máscaras sociales, pero también viven en continua fractura sobre cómo ven su propia esencia como personas. Por ello, los relatos tienen un tono de confidencia; son confesiones de los momentos en lo que todo estalló por los aires, con la misma aparente tranquilidad con la que se prepara la comida o se recibe a un vecino. Además, otro teme relacionado que aparece es la honestidad. Casi todas las protagonistas están preocupadas por la autenticidad de sus ideas o la hipocresía de sus familiares directos y maridos. Desearían atreverse a decir lo que realmente piensan, actuar tal y como desean, sin miedos o afectaciones. Lo que más temen es que tal vez no contengan nada dentro que valga la pena, que sean seres totalmente vacíos. Esto es aún más claro en el contexto del arte, aquí aparecen pintores o escritores a los que se cuestiona su altura como personas, ya que encima se dedican a la creación.

Tal vez el relato que se diferencia un poco en estilo es el que le da título a la colección, “Colegiala“, en el que se nos ofrece un caótico monólogo interior que retrata un día en la vida de una jovencísima estudiante. Pocas cosas se me ocurren que sean más confusas que un flujo de consciencia adolescente, y sinceramente, durante sus primeras páginas lo odiaba, hasta que llegué a ver su evolución y las causas de las auténticas preocupaciones escondidas por esta muchacha, y me pareció muy interesante. Sin duda, entiendo que sea una lectura algo divisiva.

Por último, en los relatos que cierran este libro aparece otro gran tema que es inevitable en dicha época, la Segunda Guerra Mundial. En los primeros cuentos también encontramos esta sombra, ya que es un país involucrado en varios conflictos bélicos, pero en un momento deja de ser un mero fondo para ser el tema central de las historias. Leemos como vive una joven madre el primer día tras la proclamación de la guerra, o como se destruyen familias. Incluso personajes despreciados socialmente como una prostituta se erigen como los auténticos héroes de estas páginas, y jóvenes médicos en villanos. A pesar de la gravedad de la situación por la que los personajes pasan, sigue existiendo este sentimiento íntimo y sosegado de resignación y resistencia, y siempre todo de puertas para dentro.

Colegiala me ha parecido una colección muy interesante. Sus cuentos más breves son sencillos y realmente bonitos, pero llenos de inflexiones y sutiles cambios que desembocan en situaciones trascendentales. Seguramente sea de las lecturas que más me hayan gustado de las que hemos realizado hasta ahora en la Best Japanese Books, y aunque no deja de ser un producto de su época, ofrece suficientes detalles para hacer pensar al lector moderno.

Anuncios

7 comentarios en “Colegiala

  1. ¡Hola Cris!
    Me sabe mal porque no pude apuntarme a la LC esta vez. Y encima justo la que tu organizabas T_T
    De todos modos lo voy a leer porque has hablado muy bien de él, y a pesar de sus fallos, sigo queriendo leerlo. Así que si ya estaba apuntado, ahora tengo más ganas.
    Espero poder apuntarme a la LC del mes que viene. Por lo que estoy viendo la mayoría de los libros que he leído este año son orientales o.o xD
    Un beso!

    Me gusta

  2. ¡Hola!
    Lo tengo en el ereader desde hace un tiempo y algún día, cuando tenga más tiempo y me ponga al día, me animaré con él. No soy mucho de libros de relatos, pero poco a poco les voy pillando el gusto. Además me gusta mucho que sean de la época de los 30 y de los 40.
    Espero disfrutar de su lectura tanto como lo has hecho tú.
    Un beso

    Me gusta

  3. Aqui la tuitera no-bloguera!

    Si algo me ha parecido interesante de este libro es el narrador únicamente femenino.
    También esa honestidad que mencionas y el tono íntimo y confidente con el que parecen hablar todas, como si ellas mismas se diesen cuenta de que deben mantenerse en los estándares sociales sin sobresalir demasiado. Creo que le va muy bien a todos los relatos.
    Curiosamente ‘Colegiala’ es el que menos me ha gustado. No se si al ser tan distinto a los otros o más bien por la posición que ocupa en el libro (que no sirve ni como entrada ni como punto de inflexión) y que me descolocó un poco.
    En general he disfrutado bastante con ellos (siento predilección por la cultura japonesa, btw..)

    Un saludo!

    Me gusta

    1. Hola, amiga no bloguera 🙂
      Qué bien que te animaras a leerlo, a mí también me ha parecido muy interesante y estoy de acuerdo con todo lo que comentas de las narradoras. A mí me costó cogerle el gusto al relato de Colegiala, pero al final me gustó, pero entiendo perfectamente lo que dices, sobre todo de su colocación.
      Saludos y vuelve cuando quieras 🙂

      Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s