Valancy Stirling o El castillo azul

Hace unos días os hablaba de una historia clásica muy querida por multitud de lectores, de esas historias que han sido reconfortantes para quienes las leen y apreciadas a lo largo de mucho tiempo. Seguramente hayan sido muchas las personas que se hayan refugiado con Francie en Un árbol crece en Brooklyn y también lo hayan hecho con Valancy en su Castillo Azul.

valancy stirling o el castillo azul

Pero, por descontado, son novelas muy distintas. Valancy Stirling o El Castillo Azul (¿alguien me puede explicar lo del doble título? Yo siempre la había llamado por su segundo nombre sin más) es la historia de una “solterona” cerca de la treintena, que vive anulada por una familia de indeseables que habría llevado de maravilla con cualquiera de los personajes más insufribles de Jane Austen. Valancy solo encuentra un momento sin desprecios en las noches que se pasa llorando, y consuelo en su imaginación. Allí ha creado un castillo azul en el que desarrolla una doble vida, donde no solo está rodeada de cosas bonitas sino de gente que la quiere. Por gente entendemos, obviamente, galanes de todo tipo. Como tiene que ser. Pero Valancy recibe un terrible golpe, y como cualquier heroína literaria que se precie, decide con mucha valentía aprovechar la desgracia para sacar lo máximo posible de esta situación.

La primera parte, la de este tremendo obstáculo y el desenlace que sigue son una delicia. Muy tristes y universales, aunque es un caramelito para el lector. Hay un punto de dulzura dentro de lo amargo de la situación, no hay duda de que la autora llena de esperanza el camino de Valancy. Y si os decía que los dos primeros tercios tienen un regusto amargo, el pastel se desvela al final, y es que aquí sí que entra y por todo lo alto la trama romántica. Ya sabéis que yo prefiero el estudio de personajes y relaciones que el amorío puro y duro, pero en este libro hace que se mezclen los giros en la historia que cualquier lector de novelas del estilo reconocerá (y esperará pacientemente) junto a una gota de misterio necesario para que no se pierda el interés.

Con todo esto quiero animar a ese visitante que esté por ahí y que siga intimidado por los clásicos. Si te gustan las historias románticas o un punto de drama familiar (incluso en el género juvenil), esta es una gran opción para perderles el respeto. Es muy difícil no disfrutar de esta lectura. Es ligera pero reconfortante, amena, tierna y bonita, bonita. De esto último se encarga la editorial (he de confesaros que yo no estaba tan enamorada de sus libros, tras leer Philippe Derblay o Amor Y Orgullo, que no me gustó demasiado, me parecían ejemplares desde luego muy bonitos, pero muy grandes en las manos. Lo sé, manías). En ningún momento he estado incómoda con este libro, lo contrario. Y gran parte de la culpa la tienen las ilustraciones de la señorita de época extraordinaire que está detrás de Crónicas en Ferrocarril. Podéis leer su entrada aquí.

valancy2

Esta es mi ilustración favorita. Debe ser su cara de necesitar que le pasen las sales urgentemente. O el Pompadour, que puede que a Valancy no le gustara, pero a mí me parece un clásico atemporal. Es más, ya puede venirme una ciclo génesis explosiva de esas que yo a la calle no salgo sin tupé (vale, más rock ‘n’ roll que eduardiano, pero primos hermanos). Palabrita.

Si tras estas digresiones capilares seguís aquí, pero lo que queréis es más sobre el libro, os recomiendo que os paséis también por Readings in the North, y su reseña.

Y si ya lo habéis leído o tenéis lecturas semejantes que recomendarme, os espero en los comentarios.

Anuncios

13 comentarios en “Valancy Stirling o El castillo azul

  1. Envidia máxima.

    Y podría concluir aquí mi comentario, pero igual es un poco demasiado breve, así que voy a añadir que desde que miss Magrat lo presentó en su blog, lo codicio mucho. Me gustan todos los de la editorial, aunque aún no he leído ninguno (mi proverbial tacañería), pero este en concreto me llama incluso más que el resto (¿el factor Magrat, maybe?). No será el mejor libro de la historia, pero como entretenimiento cuqui de época me llama mucho. A ver si cae pronto 🙂

    Me gusta

    1. Entretenimiento caqui de época debería estar puesto en la portada, para la segunda edición! Yo ahora quiero el de la señorita Mckenzie, casi mejor que no piques, que ya no hay stop T_T

      Me gusta

      1. ¿Factor Magrat? #memataisdeamor EN SERIO, ¿Pero cómo sois tan majos?

        Bueno, guapa, que sepas que yo estoy contigo, el Pompadour le queda a Valancy que ni pintado, ya me hubiera gustado poder seguir dibujándola con ese peinado jojojojojo
        Estoy totalmente de acuerdo con tu reseña… una historia muy tierna, ágil y completamente adorable :3

        Un abrazo muy fuerte y mil gracias!! :_D

        Pd. De los que he leído de dÉpoca, mi preferido (con Valancy) es Ruth (claro, es de la Gaskell).. yo te lo digo, pa tentarte con todas las de la ley! XDDD

        Me gusta

      2. Por qué me haces esto, Ruth no lo tenía controlado y ahora lo quiero. Nosotros diciendo cosas bonitas y tú tentando! Te lo has tenido que pasar pipa haciendo las ilustraciones, tanto como con el libro 😛

        Me gusta

  2. ¡Hola! Pues aún no he leído. De hecho no me he puesto con ningún libro de esta editorial. Tengo en la estantería que me espera “La princesa Tarakanova” pero creo que estoy enamorada de todas sus publicaciones ya de antes de leerlas. Me han hablado tremendamente bien de este libro y pues claro, yo aquí muriéndome de ganas por leerlo. No sé cuando podré hacerlo, pero mientras tanto me conformaré con leer otra obra de la autora (Ana, la de Tejas Verdes). Sé que son muy distintas por lo que he oído pero algo es algo 🙂
    Un beso guapa!

    Me gusta

    1. Hola! No sé por qué, pero la Princesa Tarakanova como título solo me parece precioso, a ver que opinas cuando lo leas que iré detrás. Prontito me haré con Ana la de las Tejas Verdes, porque es una laguna en mis clásicos que tengo que solucionar ya. Muchos besos!

      Me gusta

    1. Es una historia amable, de esos clásicos sencillos de mantita y taza de té para cuando estás de bajón. Bueno, ahora tal vez mojito y hamaca, pero nos entendemos no? Besos!

      Me gusta

  3. Pffff la verdad es que tanto éste como el del árbol en Broclyng me parecen muy interesantes… Menos mal que ya llegan las vacaciones y tengo tiempo para leer porque madre mía la de pendientes que tengo por leer… Yo le diría a Einstein que se equivocaba, no hay 2 cosas infinitas. Hay 3, el universo, la estupidez humana y la lista de libros por leer!!

    Me gusta

      1. Broclyng, ahí mismito según pasas el puente… o eso me han dicho, porque yo no he estado xD. Las dos son novelas parecidas, aunque esta es mucho más romanticona, pero si te gusta una seguramente también la otra. Ánimo con la lista, lo bueno no es acabarla sino disfrutar uno a uno 🙂

        Me gusta

  4. Yo es que me crié con Ana, la de Tejas Verdes, así que esta nueva edición de otro libro de esta autora es como música para mis oídos. Además, las ilustraciones de Magrat son un plus. Lo quiero!!
    Un beso.

    Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s