Sobre estrellas y magia en los libros

Sobre las estrellas…

A estas alturas, me doy cuenta de que tal vez debería haber explicado como puntúo los libros antes. Sé que es una referencia muy cómoda y rápida, pero tiene un problema. Cada uno tenemos criterios y consideraciones distintas sobre ya no solo el mismo libro en sí, sino la propias estrellitas. Y encima creo (o me gusta pensar) que mi criterio es diferente al resto en una cosa, aunque seguro que también la tenéis en cuenta de forma más o menos consciente.

tesla leyendo
Tesla leyendo,  yo intentando dar forma a media idea.

Yo nunca doy puntuaciones a los libros. Nunca. Puntúo mi experiencia con ellos.

Pues qué anticlimático, ¿no? Para mí, las estrellas no dicen absolutamente nada del libro, solo de nosotros. El libro va a ser el mismo, y no me gusta pensar en los lectores como jueces, sino como el otro extremo del diálogo, sin prejuicios ni miedo a parecer un mal lector por el tipo de experiencia que te llevas. Es igual de válido ponerle 1 estrella a un clásico canónico o 5 a un guilty pleasure; no afecta al libro, solo a nuestra honestidad y a un mínimo reflejo del proceso de reflexión que hemos hecho sobre él. Y en esto influyen multitud de factores. Está nuestro ánimo, la propia formación lectora (los gustos y las sensibilidades se enriquecen libro tras libro, todos crecemos en curiosidad como lector y esto no tiene tampoco nada de malo), las afinidades con el tema o el autor, inquietudes personales o el estatus en cánones pasados o fiebres blogueras. ¿Para qué comernos la cabeza pensando que estamos dando una medida ajustada del valor intrínseco de un libro si en unos meses vamos a cambiar de opinión? Si es que no es ni realista, no es una opción, eso no es lo que hacemos con las puntuaciones.

Hay libros buenos y libros malos, pero ya sabéis que hace falta algo más que estrellas para argumentarlo. Dos libros con cuatro estrellas pueden ser completamente distintos y también nuestro tiempo con ellos, y sin embargo coincidirían en puntuación. Y con esto no quiero decir que no seamos críticos en nuestras opiniones, que da lo mismo, si no lo contrario. Si a mí lo que me interesa es mi experiencia lectora o la tuya, lo que quiero es una opinión. Que me hables de forma personal del libro, por supuesto en la reseña si es que te animas a escribirla, pero también en las propias puntuaciones; primero, entendiendo que no le debes nada al libro ni son algo intrínseco de él si no que son para ti y además, es un debate sobre una dimensión casi insignificante de lo que es leer (dijo la que hace una entrada entera sobre el tema).

Después de este rollo que seguramente me creo que es más transcendental de lo que es, viene lo que os interesa. ¿Y cómo puntúa esta mujer esa experiencia? Las cinco estrellas me salen automáticamente, simplemente lo sé. Las cuatro es que me ha gustado mucho y se lo recomendaría a cualquiera sin ninguna duda. Tres si tiene cosas que he disfrutado, pero otras que no, aunque el saldo es positivo. Dos si no me ha gustado. Y una si me ha parecido un insulto a mi inteligencia. Me diréis que con esto también estoy haciendo un juicio de valor del libro. Sí y no. Intento no pensar que mi opinión tiene algo que añadir al texto (vale, podemos debatir si un texto es lo que es o eso más mi interpretación, o hay tantos textos como lectores… ¡pero no con notas numéricas!), es solo una gota más en el contexto de un intercambio de impresiones con otros lectores; pero también mi opinión es algo mucho más complejo que una convención al azar que usamos, y que esta tiene una importancia mínima como para que estemos preguntándonos siempre sobre el porqué de las puntuaciones. Lee y piensa, desmitifica al libro y encima te haces mejor lector casi sin querer.

… y sobre la magia.

Relacionado o no, este os otro tema que quería comentar de pasada, y es algo que veo mucho. El libro parece algo mágico y sobrenatural, una pieza mitológica con un valor indescriptible, un tesoro mítico en un mundo de ensueño y arco iris de purpurina. Llamadme rancia, pero los libros no tienen nada de mágico. A veces parece que nos tratan como a niños de seis años cuando se habla en los medios sobre temas como el Día del Libro o la Feria. El poder de la imaginación dicen. Lo más natural del mundo es contar historias, digo yo.

Realmente, no sé qué tiene de positivo ver a libro como un bien tan precioso. No hablemos de la magia de la lectura, sino de leer como un acto cotidiano y natural, una extensión de lo que vivimos día a día y de lo que pasa por nuestras cabezas. No dudo que las narraciones de historias son la manera en la que nos expresamos y lo que a su vez nos da forma: construimos identidades, entendemos relaciones, ampliamos horizontes, desarrollamos una sensibilidad para el día a día a través de lo más estético. Pero esto es normal y natural. Lo es para mí, y me gustaría que lo fuera para mucha gente llena de prejuicios de todo tipo sobre la lectura. El libro es algo que consumimos, tenemos una opinión (que ojo, puede ser muy crítica o muy indiferente, porque cuántos libros superficiales hay), pasará con mayor o menor gloria por nuestras vidas y la rueda seguirá girando. Tal vez haber trabajado en una gran superficie y ver lo que se vende me haya hecho ser más práctica con el tema. O son bobadas mías… pero seguro que me permitís una entrada así al año, ¿verdad? Os prometo no me meterme en más rollos aburridos por un buen tiempo.

Si al final todo se reduce a…

dude

Anuncios

6 comentarios en “Sobre estrellas y magia en los libros

  1. ¡Hola! Pedazo de entrada D: (en el buen sentido)
    Creo que tienes mucha razón, está claro que aquí cada cual tiene su opinión, pero en gran parte estoy contigo. Especialmente en lo que dices de “Leer es un acto cotidiano”. Para mi lo es. De hecho cuando me preguntan ¿Por qué lees? No le sé encontrar una respuesta argumentada. Es lo que hago. Forma parte de mi día a día, igual que me gusta escuchar música o jugar a juegos de mesa con la familia, yo qué sé.
    Yo antes no ponía notas, pero al mismo tiempo mis reseñas eran mucho más escuetas. Ahora con el tiempo y a fuerza de ir viendo blogs y reseñas pues las he ido alargando y también me dio por puntuar los libros. Sea como sea no creo que eso modifique mi opinión del libro. Soy consciente de que puedo ponerle cinco estrellas a Tolkien, Austen y a Harper Lee, por poner algún ejemplo, y sé que los tres no tienen nada que ver y mi experiencia con ellos es radicalmente distinta una de otra. Creo que la puntuación va bien para que nos hagamos una idea rápida de lo que le pareció a esa persona y al mismo tiempo va bien en páginas como GoodReads para hacerte una idea general. Pero tampoco es de fiar porque igualmente te vas a encontrar con gente con 0 criterio… así que bueno.
    En fin. Creo que me he pasado. Pero la culpa es tuya por hacer una entrada interesante hum xD
    Por cierto, ¿Estudias derecho? Es que por tu manera de expresarte, diciendo cosas como “juicio de valor” me lo ha parecido. xD No me hagas mucho caso.
    Un beso guapa 🙂

    Me gusta

    1. Empezando por el final, no, no estudio Derecho… De hecho hice Comunicación Audiovisual y estoy a medias del Grado de Estudios Ingleses, pero di alguna asignatura de Derecho y a lo mejor se me ha pegado 😀
      El tema de las notas (ojo, que yo también pongo !!) cada uno lo va a hacer a su manera, porque no puede ser de otra forma. Mi miedo es que a veces las pongamos por motivos distintos a nuestra experiencia personal, que es lo que creo que deberíamos estar compartiendo 🙂
      A mí me pasa lo mismo cada vez que me dicen lo de “pues tú lees mucho”, como si fuera algo sobrenatural o un misterio de la ciencia. Y no entiendo la sorpresa. A veces me parece que nos dividimos entre los que no leen nada de nada y los que siempre tenemos un libro abierto (aunque cada uno a su ritmo).
      Besos y gracias por comentar!

      Me gusta

  2. Me ha gustado mucho esta entrada 😀
    Y creo que coincidimos bastante. Es decir, yo no suelo puntuar un libro teniendo en cuenta solamente la técnica (más que nada porque no me he formado en la materia xD), hombre… si las faltas gramaticales/ortográficas claman mucho al cielo o tiene un vocabulario muy pobre, pues la nota bajará un poco. Pero le doy más importancia a la historia, a lo que he sentido, a lo que me ha transmitido. Hay libros que por lo general tienen una nota alta y que yo le pongo una más baja y explico el por qué. Como dices, un mismo libro puede cambiar según quién lo lea. Y yo puedo entender qué es lo que gusta de un libro a la mayoría pero a mí, por la forma, temática, lo que sea, no me ha dicho lo mismo. Intento hacer una media entre la técnica y lo que he sentido pero creo que a los demás les queda más claro lo que he opinado del libro con el comentario que con la nota o al menos ayuda a entenderla. No sé si todo lo que he dicho tiene sentido xDD

    ¡Buen finde!

    Me gusta

    1. Sí que tiene sentido, sí… Y creo que estamos de acuerdo, en el fondo va todo de la mano. Tú demandas una prosa más de calidad y es lo que te va a llegar o no. Pero meter estilo, fondo, historia, desarrollo personajes… en una nota es un imposible, ¿no? Nos limitamos a dar una pincelada de nuestra impresión subjetiva, no a valorar todo eso. Tampoco puedes explicar con una nota lo que “sabes” de literatura y qué buscas en los libros, etc…

      Lo que quiero decir es que hay que perderle el miedo a pensar, olvidarse de la “mítica” del libro y centrarse en la opinión de uno, que no es más que una cosa subjetiva y encima cambiante, pero lo que realmente nos queda. Gracias por comentar, me has hecho darle otra vuelta 😛

      Me gusta

  3. Bastante de acuerdo con la entrada en general. Yo no puntuo los libros porque creo que no tengo la formación para saber si son buenos o no (aunque a veces sea algo bastante evidente), solo si los he disfrutado y en que medida. Dejé de puntuar los libros en el blog, y en goodreads lo sigo haciendo como referencia personal. Pero más allá de eso pues… *se encoge de hombros*
    Y sobre la “magia” de los libros, no tengo nada que añadir que no hayas dicho tu. Un lujazo leer este tipo de entradas 🙂
    Un saludo ❤

    Me gusta

    1. Lo de la formación es algo curioso. Por una parte, es evidente que la opinión de alguien es algo a valorar y respetar absolutamente siempre y todas las voces aportan… pero hay que tener curiosidad por aprender y luego saber relacionar, explicarse y encima, cuánto más sabes más cuenta te das de que no sabes nada 😀 Así que sí, es todo muy personal y aleatorio y sin más, a disfrutar y punto.

      Con lo de la magia me llevan un poco los demonios jajaja, es que cursiladas a mí no XD.
      Besos y gracias por comentar!

      Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s