Mil otoños

Mil otoños (“The Thousand Automns of Jacob de Zoet”), David Mitchell, 2010. Me ha gustado mucho este libro.

mil otoños

Comienza una gran aventura. Lo primero, el dónde.

Deshima (o Dejima) es una isla artificial en la bahía de Nagasaki. Fue el único enclave extranjero en Japón durante siglos, donde los neerlandeses negociaban con los japoneses desde 1641 hasta 1853. Durante este período, los Países Bajos tenían el monopolio del comercio en Japón mediante la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, pero su personal no tenía derecho a salir de Deshima. Estaba totalmente prohibido pisar el suelo sagrado de Japón, realizar cualquier manifestación de la religión católica y dependían para todo de las autoridades japonesas. Y ya no hablemos de la situación de sus esclavos. Al otro lado del puente está la tierra nipona llena de amigos y enemigos, con el gobernador de Edo del que dependen, un montón de traductores, (o más bien conspiradores, ya sabemos que el que tiene la información tiene el poder), el shogun, samuráis, concubinas y secretos terroríficos como los que se encuentra en el monte Shiranui, que será el escenario principal de la segunda parte de la novela.

Deshima

En esta pequeña isla de 120 metros por 75 es donde empieza la aventura de Jacob De Zoet. El cuando es el comienzo del siglo XIX, mientras el país que ha dejado atrás se ve inmerso en las guerras napoleónicas y el dominio colonial a nivel mundial es ya de los ingleses. De hecho, Deshima fue durante cuatros años como el único lugar en el mundo donde la bandera neerlandesa aún estaba presente.

Creo que este contexto es necesario para sumergirse en esta gran aventura, ya que la novela en mi opinión está increíblemente documentada, pero  al principio se hace un poco complicado entender de qué va la cosa. Por una parte, es de agradecer la confianza que pone el autor en la inteligencia de sus lectores y su paciencia con el libro (algo que creo que ya me pidió en el comienzo de El Atlas de las Nubes). Pero también me habría gustado un prólogo por parte de la editorial, habría enriquecido mucho mi lectura. David Mitchell es un gran conocedor de la historia y cultura japonesa y la parte europea está igualmente de bien tratada (incluso hace sospechar que sus personajes están basados en personas reales, como la posible relación entre el doctor Marinus y tal Philipp Franz von Siebold, primer médico y botánico que llevó la medicina occidental a Japón). Si os encanta googlear cada detalle de un libro histórico, con Mitchell vais a tener una fiesta, pero no temáis que las diferencias son grandes y no hay spoilers. Y si no tenéis suficiente, sus personajes aparecen en el resto de libros del autor, formando toda su obra un macro universo fascinante.

Aquí Mitchell explica de maravilla este contexto, sin spoilers.


¿Y todo esto, qué me ha parecido?

Bien, paso al libro en sí. Ya os he hablado del joven De Zoet, un escribiente que parece del montón, pero con una fe, un valor y una mente que lo hace único. Con él nos sumergimos en un mundo lleno de espías, traiciones, intereses ocultos, persecución religiosa y amores prohibidos. ¿Os podría ofrecer mejores ingredientes?

Sin embargo, él no es el único personaje que tiene voz en esta historia. Nos encontramos con un relato tremendamente rico que se organiza en cinco partes y en la que también tienen voz y mucha importancia el resto de personajes, incluidos los esclavos que relatan brevemente un triste día más para ellos. Qué bonito y qué emocionante me pareció cuando Mitchell les deja narrar su propia historia. A pesar de no ser los protagonistas, nunca se olvida de ellos ni de las peores consecuencias del colonialismo: esclavitud, avaricia, enfermedades, el desprecio de los hijos bastardos… Ni tampoco se olvida de las mujeres “adelantadas a su tiempo”. Qué poco me gusta usar esta expresión y qué a cuento me viene, ya que los propios personajes de esta historia la revientan, tratando a Orito con el mínimo de dignidad humana y decencia posibles en cualquier época. Vamos, como una igual. Pero también nos cuenta una historia de dominación monstruosa y violencia contra las mujeres en la segunda parte del libro. Ahí, Orito, la comadrona que conocemos en el primer capítulo, toma una de las decisiones más fuertes y valientes que he leído. De nuevo, precioso y emocionante.

Deshima
Deshima

Pasando del mundo presente en este libro a la concepción del mundo de Mitchell, vemos como todo está interconectado. No solo los personajes y las tramas, sino todo lo que tiene vida. Es recurrente la narración en paralelo entre la acción de la trama principal y lo que ocurre en Deshima en ese momento: los quehaceres del día a día, los animales, la naturaleza… De esta forma, cualquier historia personal, por épica que sea, no es más que una pequeña parte del universo y esa es la maravilla que Mitchell quiere celebrar. Enseña lo peor a lo que puede llegar el ser humano como persona y como sociedad, pero siempre parecen primar los héroes anónimos, el optimismo, el ingenio y la valentía. Su interés y emoción ante “el milagro de la vida” (si me perdonáis la cursilería) me ha recordado mucho a Gilead de Marilynn Robinson, siendo dos libros totalmente distintos, este católico y Mitchell budista.

Si pudiera, aquí os citaría un pasaje que viene a decir que la mente humana es un telar que entreteje las diversas hebras de la fe, la memoria y la narración para formar una sola entidad cuyo nombre es “Ser”, y que a veces se denomina a sí misma “intuición”. Pero como la nueva ley no me deja, os tenéis que conformar con mis intentos de parafrasear. Porque son las historias las que hacen tolerable la vida.

Si tras tantas palabras tuviera que resumir mis impresiones del libro, os diría que es una historia sorprendente y excelentemente documentada, con genial composición de personajes, humor delirante, un gran sentido de la aventura, héroes y villanos de altura, y un ligero toque sobrenatural.

Y vosotros, si habéis leído Mil otoños, ¿cuáles son vuestras impresiones del libro?

Anuncios

15 comentarios en “Mil otoños

  1. Me echa un poco para atrás lo de que esté pseudo-conectada con otros libros del autor, porque no he leído nada suyo (sí, lo sé, lo sé, debo de ser el único, pero El atlas me da tanta pereza…) y me fastidia mucho leer libros y no pilla referencias a la propia obra del autor por no haber empezado por donde tocaba. Manías que tiene uno con sus tocs… Así que no sé, porque ya te digo que este libro me llama mucho, pero el Atlas (que la otra novela suya que más me suena) me da pereza como para leerlo antes…

    Me gusta

    1. Hola Jorge, empieza por este sin miedo si te apetece (de hecho creo que es mejor que El Atlas para ello). Se sigue sin problemas y las referencias son menos que en otros, por lo que tengo entendido. Lo ibas a disfrutar, sin duda 🙂

      Me gusta

  2. ¡Hola! Me suena un montón de haberlo visto por ahí pero para variar no lo he leído. (Cuántas cosas tengo que solucionar…) Claramente te tomaré la recomendación. Estoy dudando entre leer este primero o el que has dicho antes, “El Atlas de las nubes”. ¿Cuál me recomendarías para estrenarme con Mitchell? 🙂
    Un beso y gracias por la reseña, ¡como siempre!

    Me gusta

    1. Yo empezaría con este, sobre todo si eres más de novela histórica o de clásicos o te interesa lo japonés- Si te gusta más la ciencia ficción y la fantasía tal vez el Atlas. Da igual, el caso es empezar 🙂

      Me gusta

  3. Vaya, menudo novelón :O creo que has acertado mucho al calificarlo como “una gran aventura”. Parece uno de esos libros “redondos” al aunar a tantos personajes, hechos y descripciones, y la historia parece sobrecogedora. Me lo apunto sin duda a pesar de no haber léido “El atlas en las nubes”.
    Un besote!!

    Me gusta

    1. Este te iba a gustar, el principio es un poco lento pero a partir de la segunda parte es genial. No te preocupes por el Atlas, parece ser que hay cuatro referencias y yo solo pillé una, es muy pequeña y al acabar. Vale y con la colaboración de las entrevistas de Mitchell 😛

      Me gusta

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s