Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques

y los hipopótamos se cocieron en sus tanques

Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques es un libro muy curioso. Se trata de una corta novela escrita por Burroughs y Kerouac en 1945 (unos 10 años antes de sus obras más reconocidas) y que no fue publicada hasta hace unos pocos años. En ella se alternan seudónimos y puntos de vista por capítulos, contando el deambular de unos días de agosto que desembocaron en la “tragedia beat”.

Para todos aquellos que no conozcan la figura de Lucien Carr y su relación con los beats  pero estén interesados en el libro, casi les recomendarían que no leyeran ni la contraportada. Se trata de un grupo tan documentado y con una mística tan poderosa que muchas veces afecta demasiado a la lectura en sí. Yo me encuentro buscando constantemente quién es quién, sus rasgos característicos, cómo enfoca cada uno esta crónica negra, su punto de vista del suceso y sus lealtades. No sé si la condiciona para bien o para mal, pero me gustaría sorprenderme más con el relato y juzgarlo por sí mismo, aunque creo que es una guerra casi perdida con cualquier libro hoy en día, sobre todo si nos pasamos media vida online como yo, bombardeados de información.

Se trata de una lectura rápida aunque no pase mucha cosa: siempre van de un sitio para otro esperando, planeando y vagueando hasta que algo les golpea de forma súbita, aunque nunca sorprendente.  Me han gustado especialmente los capítulos de Kerouac  (personaje y escritor al que odio y amo a partes iguales), la Nueva York más hedonista que esperaba el fin de la Segunda Guerra Mundial y sus bohemios de aventura vacía y por la cara noche a noche.

Por último, es muy interesante el epílogo que incluye la edición, con mucha información tanto del suceso como del largo proceso de publicación del libro. Y también mencionar de paso una peli, “Kill your darlings“, que como adaptación en sí pues se deja ver, pero interesará mucho a todo el que quiera conocer el punto de vista del que falta aquí, Allen Ginsberg (sí, es Harry Potter) y los que se traguen todo lo que haya sobre los beats. Y como me gusta Dane DeHaan.

¿Qué os parecen los beats? ¿Os fascinan, pasáis de ellos, también los odiáis y amáis a partes iguales? ¿Me recomendáis algún libro de ellos? 

Anuncios

¿Qué te cuentas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s